JUEVES 08 DE JUNIO
JESÚS: NUESTRO ÚNICO MEDIADOR

Lee Apocalipsis 13:4 y 5. ¿Qué marcas identificativas del poder de la bestia encontramos en estos versículos?

La bestia del Apocalipsis es un poder religioso apóstata que surge de la Roma pagana y crece hasta convertirse en un sistema de adoración mundial. Según Apocalipsis 13:5, es un poder blasfemo. En el Nuevo Testamento, la blasfemia se equipara con arrogarse los privilegios y las prerrogativas de Dios como un igual.

Lee Lucas 5:18 al 26 y Juan 10:33. ¿Qué dos aspectos de la blasfemia identifican estos versículos?

Los dirigentes acusaron de blasfemia a Jesús. En el caso de Jesús, las acusaciones eran injustas porque él tiene la esencia y todos los poderes y las prerrogativas de Dios, incluyendo el derecho a perdonar nuestros pecados. Y eso es porque Jesús es Dios. O, como tan poderosamente lo expresó: “¿Tanto tiempo hace que estoy con ustedes y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices: ‘Muéstranos al Padre’?” (Juan 14:9).

Mientras tanto, 1 Timoteo 2:5 enseña que hay solamente un Mediador entre Dios y el hombre, Jesucristo hombre. En contraste, la Iglesia Romana enseña que el sacerdote es el mediador entre Dios y la humanidad pecaminosa. Pero, debido a que el sacerdote mismo es un ser humano pecador, no puede ser nuestro mediador porque él también necesita un mediador. La blasfemia también se define como la pretensión de cualquier hombre de ser Dios o de estar en el lugar de Dios. Estas son solo dos declaraciones de fuentes autorizadas de la Iglesia Romana:

“El Papa es de tan gran dignidad y tan exaltado que no es un mero hombre […] es como si fuera DIOS en la Tierra” (Lucius Ferraris, “Papa”, artículo 2 en su Prompta Bibliotheca [1763], t. 6, pp. 25-29).

El papa León XIII se jactó: “Nosotros [los papas] tenemos en esta Tierra el lugar del Dios todopoderoso” (The Great Encyclical Letters of Pope Leo XIII [Nueva York: Benziger, 1903], p. 193).

Estas afirmaciones se vuelven aún más relevantes cuando entendemos que la palabra “anti”, como en anticristo, no siempre significa “contra”; también puede significar “en lugar de”. Por lo tanto, anticristo también significa “en lugar de Cristo”. ¡Esto sí es blasfemia!

===================
LECCIÓN DE ESCUELA SABÁTICA
II TRIMESTRE DEL 2023
Narrado por: Gustavo Perez
Desde: Málaga, España
===================
|| www.drministries.org ||
===================