Fue por Ti

Por causa de nuestro pecado merecemos ser castigados .
Jesús ocupó ese lugar por nosotros.
Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia. Por sus heridas fuimos nosotros curados.
1Pedro 2:24.