La mayor esperanza

“Bienaventurado aquel cuyo ayudador es el Dios de Jacob, cuya esperanza está en Jehová su Dios” Salmos 146:5.

Hasta hace varios años en los países de ingresos bajos se contaba con 0,05 psiquiatras y 0,42 enfermeras psiquiátricas por cada 100 000 habitantes. Esto significa que hoy existen más personas que sufren problemas mentales y hay menos profesionales para atenderlos.

Elena G. White declaró: “Entre los enfermos hay muchos que están sin Dios y sin esperanza. Sufren de deseos no satisfechos y pasiones desordenadas, así como por la condenación de su propia conciencia; van perdiendo esta vida actual, y no tienen esperanza para la venidera” . La salud mental es la menos tratada a nivel mundial, y la causa de muchas enfermedades somáticas. En medio de este cuadro desolador, los cristianos tenemos una esperanza. Es cierto que día a día debemos afrontar pruebas, diferencias y dificultades, que nos van agotando lentamente y afectando nuestra paz interior. Los traumas o sucesos que enfrentamos de niños, nos bloquean, y no nos permiten avanzar. Sin embargo, existe un Ayudador y quien coloque su esperanza en Él, podrá enfrentar cualquier prueba.

Recuerde: “En todas nuestras pruebas, tenemos un Ayudador que nunca nos falta. Él no nos deja solos para que luchemos con la tentación, batallemos contra el mal, y seamos finalmente aplastados por las cargas y tristezas”. Si la carga es pesada deja que Dios la lleve. Él desea ayudarte, déjate ayudar por él.
sirleydelgadillo@live.com

Acerca Del Autor

Sirley Delgadillo

Colombiana nacida en la “Ciudad bonita” Bucaramanga, vegetariana, actualmente reside en Piedecuesta, Santander. Dios le ha permitido colocar su voz a su servicio por medio del canto y desde hace aproximadamente unos 11 años a través de podcast. El libro La Voz: su educación y uso correcto de Elena G. White en el capítulo 3 dice: “El evangelio de Cristo, debe ser proclamado por la voz. Con el talento del habla hemos de comunicar la verdad siempre que tengamos oportunidad. Siempre debemos usar este talento al servicio de Dios”. Por lo tanto te  invitamos para que compartas con otros y así muchas personas llegarán a los pies de Jesús.