21 DE ENERO
¿FRIO, CALIENTE O TIBIO?
«Yo sé todo lo que haces. Sé que no eres frio ni caliente. ¡Ojalá fueras Frio o caliente!» (Apocalipsis 3: 15).
Esto ocurre porque el agua caliente es menos densa que el agua fría. Sin embargo, poco a poco, la zona de contacto entre el agua fría y el agua caliente se va entibiando y entonces, la mezcla comienza a producirse.
Como en la primera parte del experimento, resulta fácil que nos mezclemos con aquellos que son fríos y están distantes de Dios, si nosotros también lo estamos. la segunda parte del experimento, podemos percibir el peligro que supone estar constantemente en contacto con el mundo. Esto hace que pasemos de espiritualmente «calientes» a «tibios», y cuando menos lo pensemos, estaremos completamente «fríos» en nuestra relación con Dios.
Así como Cristo buscaba el contacto y la direcci6n del Padre en la madrugada y en el silencio de las montañas, nosotros también necesitamos «entrar en calor» antes de ponernos en contacto con los que están «fríos en la fe». Al acercarnos al frio, corremos el peligro de
volvernos tibios; por eso, es muy importante mantener la COMUNION, buscando el calor de Cristo, a fin de no volvernos fríos espiritualmente. ¡Que el Señor te de su calor, y que estés dispuesto a transmitir ese calor a otros corazones!

===================
EL FASCINANTE LABORATORIO DE DIOS
Devoción Matutina para Adolescentes 2024
Narrado por: Mone Muñoz
Desde: Buenos aires, Argentina
===================
|| www.drministries.org ||
===================