26 DE FEBRERO
MÁS DULCE QUE LA MIEL
“Tu promesa es más dulce a mi paladar que la miel a mi boca”. Salmo 119:103
NECESITARÁS UN GOTERO, ZUMO DE LIMÓN, MIEL, SAL, TÉ AMARGO (como el té de Boldo) y salsa de soya. Pronto propondremos una prueba, ¿de acuerdo? Pero antes, es bueno que sepas que, aunque haya papilas gustativas repartidas por toda la lengua, debido a la concentración de algunas de ellas en regiones específicas, los sabores pueden ser mejor percibidos de la siguiente manera:
-SALADO (Izquierda superior de la lengua)
-AMARGO (Derecha superior de la lengua)
-Ácido o agrio (Izquierda inferior de la lengua)
-DULCE (Punta de la lengua)
-UMAMI (Derecha central de la lengua)
La leche materna es uno de los alimentos más ricos en sabor umami.
Prueba los sabores según las regiones y nota cómo los sientes. A continuación, sécate la lengua con una servilleta hasta que apenas quede humedad en ella. Pon un poquito de azúcar en la superficie. ¿Sientes algún sabor? Probablemente no. Solo saboreamos los alimentos porque la saliva ayuda a descomponer las partículas que sensibilizan las papilas gustativas.
Para el salmista, las palabras de Dios son más dulces que la miel. Ese sabor nos produce alegría y quienes lo prueban sienten el deseo de volver a probarlo. La verdad es que nadie seguirá las instrucciones de la Palabra de Dios con alegría a menos que pruebe su dulzura.
Sin embargo, la sensación de dulzura no siempre es inmediata cuando leemos la Biblia. Hay periodos en los que no nos sentimos motivados; en otros momentos, sentimos que la Palabra de Dios nos reprende y nos corrige. En esos momentos, no debemos resentirnos; al fin y al cabo, un padre que ama también corrige.
Pídele a Dios que agudice tu paladar espiritual y te ayude a sentir la dulzura de aprender en su Palabra.
===================
EL FASCINANTE LABORATORIO DE DIOS
Devoción Matutina para Adolescentes 2024
Narrado por: Mone Muñoz
Desde: Buenos aires, Argentina
===================
|| www.drministries.org ||
===================