07 DE MARZO
APRECIAR LO QUE TENEMOS
«Den gracias a Dios por todo, porque esto es lo que él quiere de ustedes como creyentes en Cristo Jesús» (1 Tesa. 5:18).
Hace alrededor de cien años, un periodista le preguntó al célebre escritor francés Marcel Proust:
-¿Cómo se sentiría si supiera que un meteorito está a punto de impactar el planeta?
-Pues la verdad, creo que me sentiría muy bien -respondió él-, porque, de pronto, todo lo que me rodea estaría lleno de significado y belleza. Valoraría más a mis amigos, me iría corriendo a visitar los museos… Creo que no valoramos lo que tenemos porque nos parece que nos va a durar siempre, cuando lo cierto es que podemos morir esta misma tarde.
Me parece que esta conversación señala algo muy cierto: valoramos más lo que hemos perdido o lo que deseamos tener y aún no «poseemos», que las personas y las cosas que tenemos delante. Ser conscientes de que no son para siempre; recordar que nosotras mismas no somos para siempre ni las relaciones que tenemos ahora tal vez vayan a durar como son, nos da un sentido necesario de temporalidad que nos ayuda a valorar más aquellos aspectos de la vida que damos por sentados.
Como mujer que ha perdido a personas (a mi padre, por ejemplo, demasiado pronto) y cosas (un trabajo que valoraba enormemente; o un auto declarado pérdida total después de que un borracho me chocara con el suyo) sé por experiencia lo triste que es lamentarse, por no haber sabido valorar a tiempo aquello que realmente era valioso en la vida. Tal vez en tu caso pueda ser que no estás valorando a tu cónyuge como debieras, y eso está haciendo mella en tu matrimonio; o tal vez no valoras tu salud, y, por lo tanto, no das importancia al ejercicio y la buena alimentación; la esencia es la misma: aprende a valorar para que empieces a cuidar y a disfrutar al máximo. No ser capaces de valorar lo que tenemos nos pone en una situación de sentirnos permanentemente insatisfechas con todo.
¿Sabes cuánto tiempo más vas a vivir? No. ¿Sabes si la pareja que tienes ahora es para siempre? No. ¿Sabes si tendrás otra oportunidad como la de hoy para impactar positivamente la vida de las personas que te rodean? No. Pero no saberlo, no quiere decir que no puedas reconocer que todo es temporal. Y puesto que es así, hoy es el momento de valorarlo y entregarte al máximo. Porque la vida es una serie de plazos que vencen.
«La vida es una serie de plazos que vencen».
Steven Pinter.
VIRTUOSA
Devoción Matutina Para Mujeres 2024
Narrado por: Sirley Delgadillo
Desde: Bucaramanga, Colombia
===================
|| www.drministries.org ||
===================