10 DE DICIEMBRE
UN ESPÍRITU DE COBARDÍA
Dios no nos dio espíritu de temor, sino un espíritu de poder, de amor y de cordura. 2 Timoteo 1:7, VBL.
La palabra “miedo” o “temor” en el Nuevo Testamento viene de tres palabras griegas: deilía, fobos o eulábeia. Deilía es un temor malo, fobos puede ser un temor bueno o malo, y eulábeia es predominantemente bueno. La mayoría de las palabras traducidas como “miedo” vienen de fobos, origen de la palabra “fobia”. La única vez en todo el Nuevo Testamento que se usa la palabra deilía es en este texto, aunque una derivación de esa raíz se usa en Juan 14:27, Mateo 8:26, Marcos 4:40 y Apocalipsis 21:8.* Todas fueron dichas por Jesús. La mejor traducción de deilia es cobardía o timidez; es decir, “Dios no nos ha dado espíritu de cobardía y timidez”.
Si ese espíritu mora en ti, y luchas con miedos, fobias o ansiedades, este texto da dos pasos para lograr sanarte. Lo primero es entender que Dios no lo colocó en ti; quizá venga de tu pasado, de tu niñez, de tus debilidades o incluso de Satanás, pero no de Dios. Él no creó cobardes, ningún cristiano genuino posee ese espíritu. Lo segundo es comprender lo que Dios te ha dado: un espíritu de poder, de amor y de dominio propio.
Poder: La palabra poder, fortaleza o fuerza viene del griego dúnamis, de donde se deriva la palabra “dinamita”. No es poder para controlar a otros, sino para hacer lo que es correcto, beneficiar y servir. El miedo neutraliza tu efectividad, pero el poder de Dios es superior a cualquier miedo. Su poder te sostiene, te libera. Estás a salvo en sus manos, su poder te capacita para enfrentar al ladrón de tu futuro y tu destino: el miedo.
Amor: Lo opuesto al temor no es el coraje, es el amor lo que echa fuera el temor. El amor te capacita para beneficiar a otros. Te ayuda a comprender que Dios cuida de ti mucho mejor que tú misma te puedes cuidar, y te empodera para cuidar a los que están bajo tu cuidado.
Dominio propio: Es el sano juicio que te impide caer en extremos. Dios te dio una mentalidad sana, calmada, con autocontrol, en contraste con una mente llena de pánico y confusión.
Rechaza el espíritu de miedo o cobardía, que no viene de Dios, y recibe con gratitud sus dones de abundancia. Cuando la cobardía o la timidez te visiten, diles que no tienes espacio para ellas porque estás llena de poder, de amor y de dominio propio.

===================
HIJA MÍA, NO TENGAS MIEDO
Devoción Matutina Para Mujeres 2023
Narrado por: Sirley Delgadillo
Desde: Bucaramanga, Colombia
===================
|| www.drministries.org ||
===================