14 DE OCTUBRE
LA METAMORFOSIS
Y mientras decía esto, una nube los cubrió, y tuvieron miedo de entrar en la nube. Lucas 9:34, RVC.
Después de un día agotador, Jesús invitó a sus discípulos a su montaña favorita para orar. La noche se acercaba y todos estaban cansados. La transfiguración pudo haberse realizado en el monte Tabor, pero no hay certeza del lugar donde ocurrió. Los discípulos oraron durante un rato, pero se quedaron dormidos. Jesús continúo orando, rogando que no les faltara la fe a sus discípulos cuando, dentro de pocos días, presenciaran su sacrificio. Rogó al Padre que ellos vieran su gloria, y su oración fue contestada. “Y entre tanto que oraba, la apariencia de su rostro se hizo otra, y su vestido blanco y resplandeciente” (Lucas 9:29). Este cambio es llamado transfiguración, del griego metamorphoo, que significa transformación o transfiguración. Aparece cuatro veces en la Biblia: dos respecto a la transformación de Jesús (Mateo 17:2; Marcos 9:2), y dos para enfatizar el cambio en la vida del cristiano (Ver Romanos 12:2; 2 Corintios 3:18). *
Jesús es el ejemplo de que podemos ser transformados; no instantánea, sino gradualmente, a medida que contemplamos la gloria de Dios, hasta que seamos resucitados de los muertos o trasladados vivos al cielo (1 Corintios 15:52). La metamorfosis es contemplada en el ciclo de la mariposa: huevo, larva u oruga, pupa o crisálida, y finalmente la linda mariposa. También el sapo lo experimenta: huevo, embrión, renacuajo y sapo. ¿A quién te estás asemejando? ¿A quién estás imitando? Cuando termine tu transfiguración, ¿serás una mariposa o un sapo? ¿Un cordero o un cabrito? La transformación es por la contemplación: la imagen de quien contemplas se reflejará en ti. ¿A quién estás contemplando?
Los discípulos tuvieron una percepción más clara de Jesús y la presencia de Dios se manifestó en una nube tal como en el Antiguo Testamento, confirmada por su voz. “Mientras contemplaban la nube de gloria, más resplandeciente que la que iba delante de las tribus de Israel en el desierto; mientras oían la voz de Dios que hablaba en la pavorosa majestad que hizo temblar la montaña, los discípulos cayeron abrumados al suelo. Permanecieron postrados, con los rostros ocultos, hasta que Jesús se les acercó, y tocándolos, disipó sus temores con su voz bien conocida: “Levantaos, y no temáis”. Aventurándose a alzar los ojos, vieron que la gloria celestial se había desvanecido y que Moisés y Elías habían desaparecido. Estaban sobre el monte, solos con Jesús” (DTG, p. 392).
¡Ruega a Dios por una metamorfosis espiritual!

===================
HIJA MÍA, NO TENGAS MIEDO
Devoción Matutina Para Mujeres 2023
Narrado por: Sirley Delgadillo
Desde: Bucaramanga, Colombia
===================
|| www.drministries.org ||
===================