02 DE OCTUBRE
DEJÁNDOLO TODO II
Pedro comenzó entonces a decirle: «Como sabes, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido» (Marcos 10: 28).
CUANDO EL JOVEN RICO ESCUCHÓ DE LABIOS DE JESÚS: «Anda y vende todo lo que tienes, y dáselo a los pobres. Así tendrás un tesoro en el cielo. Después de eso, ven y sígueme» (Mar. 10:21), se alejó triste porque le parecía que el precio era demasiado alto por seguir al Maestro. El dios ajeno que poseía: el amor a sus riquezas, le impedía servir a Dios con un corazón integro.
Los doce discípulos, aunque no eran ricos, habían dejado todo por acompañar a Jesús. Luego que el rico se retirara, Pedro, como vocero del grupo, le comentó a Jesús: «Como sabes, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido». Según Mateo 19:27, el apóstol añadió: «¿Qué ganaremos con eso?». La respuesta por parte del Maestro no se hizo esperar: «No hay nadie que por causa de mí y del evangelio haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos, o tierras, que ahora en este tiempo no reciba, aunque con persecuciones, cien veces más casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, y en el tiempo venidero la vida eterna» (Mar. 10: 29-30).
«Por supuesto, esta promesa es para todos los verdaderos seguidores del Señor […] Es para todos los que han elegido a Cristo por encima de todo lo demás, incluso sobre sus más queridos familiares y más queridas posesiones» (William Hendriksen, Comentario al Nuevo Testamento: El Evangelio según San Marcos, p. 407).
¿Has tenido que realizar algún sacrificio por seguir a Jesús? ¿Te animaste a dejar «todo» por amor a él? Al igual que antaño, el enemigo presenta los bienes terrenales y familiares como si fueran eternos y de un valor infinito. Así como al joven rico le pareció demasiado alto el precio para seguir a Jesús, también hoy existen personas que se niegan a darlo todo por su Salvador. No se dan cuenta que lo que Dios pide es que no haya nada más importante que él en el corazón. Cuando se da todo por Jesús, ni el trabajo, ni el dinero, ni la familia constituyen un obstáculo para seguirlo.
Pero lo más interesante, es que, a la luz de la Biblia, darlo todo es la mejor inversión que se realiza en la vida. ¿Por qué? Porque Jesús prometió que quien da todo, recibirá «ahora en este tiempo […] cien veces más […] y en el tiempo venidero la vida eterna». ¡Qué tremenda recompensa! El Señor te invita en este día a que le des el primer lugar en tu vida, y serás heredero de la promesa.

===================
EJEMPLOS Y ENSEÑANZAS DE LAS ESCRITURAS
Devoción Matutina para Jóvenes 2022
Narrado por: Daniel Ramos
Desde: Connecticut, Estados Unidos
===================
|| www.drministries.org ||
===================