07 DE MAYO
«HASTA LAS PUERTAS DEL CIELO»
Los hijos son un regalo del Señor; los frutos del vientre son nuestra recompensa (Salmos 127:3).
GUILLERMO HABÍA CUMPLIDO DOCE AÑOS y se destacaba notablemente jugando al fútbol. Era un delantero con mucha habilidad y había llegado a ser goleador de su equipo. Lamentablemente los partidos de fútbol comenzaron a realizarse en sábado, y como Guillermo y su familia eran adventistas, dejó de jugar.
Semanas más tarde lo encontró el entrenador y le preguntó la razón de su inasistencia a los entrenamientos y al club. Guillermo, como niño, le explicó que sus padres no lo autorizaban, lo que motivó al entrenador para ir hasta su hogar. Una vez allí, le comentó a los padres que él le compraría zapatos de fútbol, todo el equipo completo, pero necesitaba que ellos le permitieran a Guillermo jugar los sábados. Su madre le explicó al entrenador las razones de su fe y que sería muy difícil que Guillermo jugara. Luego que el entrenador se fue, Guillermo quedó a solas con su madre y le preguntó:
-Mamá, ¿la salvación es personal?
-Si- respondió ella con toda calma.
-Pero yo no me quiero salvar, yo quiero jugar al fútbol, replicó Guillermo con toda seguridad.
-Hijo, vamos a preguntarle en oración a Jesús qué es lo mejor para tu vida. Juntos, madre e hijo oraron, y al terminar la oración ella le dijo:
-Guillermo, yo te voy a llevar hasta las puertas del cielo. Por eso no te voy a permitir que juegues al fútbol.
Lo tremendo fue que luego de esa oración y del mensaje que escuchó el sábado siguiente en la iglesia, Guillermo nunca más tuvo deseos de jugar al fútbol en forma competitiva.
Esta madre cristiana nunca olvidó lo que las Escrituras enseñan sobre los hijos: que ellos son «regalo del Señor». Todo padre tiene a sus hijos por un corto período de tiempo, y en ese tiempo debe darle herramientas para enfrentar la vida en este mundo y también debe compartir la fe para que sea un ciudadano del reino de los cielos.
¿Cómo se comparte la fe con la siguiente generación? De parte de los padres debe enseñársele a cada hijo las Sagradas Escrituras, tener una asistencia fiel a la iglesia, negarle aquellas actividades que lo separarán del amor de Dios, incentivarlo para que cultive una relación personal con Jesús y mostrar con el propio ejemplo un cristianismo vivencial. Si tienes en cuenta estos consejos prácticos, con seguridad Jesús te permitirá ver a tus hijos crecer en el temor de Dios.

===================
EJEMPLOS Y ENSEÑANZAS DE LAS ESCRITURAS
Devoción Matutina para Jóvenes 2022
Narrado por: Daniel Ramos
Desde: Connecticut, Estados Unidos
===================
|| www.drministries.org ||
===================