07 DE SEPTIEMBRE
LEÑA DEL ÁRBOL CAÍDO
¿Cuándo va a dejar de amargarme la vida y de herirme con sus palabras? (Job 19: 2).
«HICIERON LEÑA DEL ÁRBOL CAÍDO», es un dicho común en Argentina. Este dicho, en su parte literal, habla de un árbol que fue derribado por las tormentas y los vientos de la naturaleza, pero luego, llegaron otros con hachas y sierras y lo aserraron e hicieron leña de él. Este dicho se lo suele aplicar a quienes aprovechando la condición caída de una persona (caída por una enfermedad, tragedia o desgracia), en vez de mostrar compasión, lo hunden aún más con palabras y frases hirientes.
Job había sido derribado. Sus diez hijos habían muerto, su fortuna se había esfumado y su esposa había perdido la fe. Al escuchar la tragedia que Job había vivido, Elifaz, Bildad y Zofar viajaron de lejos para ayudarle en su momento de dolor. Pero una vez que comenzaron a conversar con Job, sus tres amigos se olvidaron de su cometido, y sus palabras hirieron aún más al dolido patriarca. En un momento, ya cansado de escucharlos, Job les reprochó: «¿Cuándo van a dejar de amargarme la vida y de herirme con sus palabras?».
Lo que esos tres amigos no advirtieron fue que Dios había tomado nota de sus comentarios. Luego, hablándole a Elifaz el Señor le dijo: «Estoy muy enojado contigo y con tus amigos porque, a diferencia de Job, ustedes tienen un concepto erróneo de mí» (Job 42: 7). Después que Dios le habló a Elifaz, los tres amigos fueron ante Job, ofrecieron sacrificios por su pecado y Job intercedió por ellos en oración para que fueran perdonados.
Y en tu caso, ¿cómo eres con los que están caídos? ¿Sueles manifestar compasión por ellos o buscas reflexiones hirientes para justificar su desgracia? Tus palabras, ¿ayudan a la persona sufriente o terminas hundiéndola más? ¿Haces leña del árbol caído?
A diferencia de los tres amigos de Job, Jesús siempre mostró compasión y amor hacia los que estaban caídos. Sus palabras ayudaban a recuperar la sonrisa, devolvían la dignidad, entregaban la dulce paz del perdón, animaban a los desfallecientes y aliviaban la carga de los oprimidos. Incluso cuando señaló la falta y el pecado, lo hizo de tal forma que muchos que lo escucharon abandonaron sus malos caminos y se entregaron a Dios.
Si Dios coloca a tu lado a alguien que fue golpeado por la vida, no sigas el ejemplo de los tres amigos de Job. Imita a Jesús para que tus palabras le ayuden al «árbol» a estar nuevamente de pie.

===================
EJEMPLOS Y ENSEÑANZAS DE LAS ESCRITURAS
Devoción Matutina para Jóvenes 2022
Narrado por: Daniel Ramos
Desde: Connecticut, Estados Unidos
===================
|| www.drministries.org ||
===================