09 DE JULIO
LA BURLA DESAGRADA A DIOS
Ya está cerca mi día contra todas las naciones, y lo mismo que hiciste se hará contigo; ¡sobre ti recaerá lo que mereces recibir! (Abdías 1: 15).
SI SE OBSERVA EL AMBIENTE ESCOLAR, es común ver a los niños burlarse unos de otros. Los que sacan buenas notas, de los menos afortunados; los que son altos se mofan de los más pequeños; los que corren rápido se ríen de los más lentos; así podríamos seguir enumerando muchas «razones» que los niños tienen para burlarse. Pero la burla no solo se da en los más pequeños sino también en los adultos. Quizás en algunos casos no sea muy evidente y se la haga con disimulo, pero igualmente causa daño y mucho perjuicio. La autoestima es denigrada, el dolor se acentúa y la carga parece más pesada sobre aquel que recibe risas a través de la burla.
El mensaje de Abdías en su gran mayoría es una reprensión y anuncio de castigo al pueblo de Edom, descendientes de Esaú, por haberse burlado de sus hermanos israelitas cuando eran atacados, muertos y llevados cautivos por los soldados caldeos.
Las palabras del profeta son: «Por haber injuriado a tu hermano Jacob, quedarás en vergüenza y serás eliminado para siempre. El día que un ejército extranjero llevaba cautivo a su ejército, y gente extraña entraba por las puertas de Jerusalén y sobre ella echaba suertes, tú estabas allí, en primera fila […] no debiste haber sido un mero espectador el día que tu hermano era víctima del infortunio. No debiste haberte alegrado el día en que se perdieron los hijos de Judá. No debiste haberte ufanado en el día de su angustia. No debiste haber entrado por las puertas de mi pueblo el día que éste fue quebrantado. ¡No!, no debiste haberte deleitado con su mal el día que fue destruido, ni debiste despojarlo de sus bienes en el día de su desgracia. No debiste pararte en las encrucijadas para matar a los que intentaban escapar. En ese día angustioso, no debiste entregar a los sobrevivientes» (vers. 10-15).
El mismo Dios que observó el comportamiento de los descendientes de Esaú, también hoy observa y juzga nuestras acciones; de acuerdo al mensaje de Abdías, la burla no le agrada. Esto es lógico, porque un Dios de amor que desea que sus hijos den y compartan amor no puede mirar con placer a quien se ríe y se jacta de la desgracia ajena. Por eso, anímate a poner en práctica el consejo paulino que dice: «Gocémonos con los que se gozan y lloremos con los que lloran. Vivamos como si fuéramos uno solo. No seamos altivos, sino juntémonos con los humildes» (Rom. 12: 15-16).

===================
EJEMPLOS Y ENSEÑANZAS DE LAS ESCRITURAS
Devoción Matutina para Jóvenes 2022
Narrado por: Daniel Ramos
Desde: Connecticut, Estados Unidos
===================
|| www.drministries.org ||
===================