13 DE OCTUBRE
PAREJAS MISIONERAS
Después de esto, el Señor eligió a otros setenta y dos, y de dos en dos los envió delante de él a todas las ciudades y lugares a donde él tenía que ir (Lucas 10: 1).
EL TRABAJO MISIONERO QUE SE REALIZA «DE DOS EN DOS» fue ideado por Jesús. Estas parejas debían preparar el terreno y hablar del amor de Dios para que cuando Jesús llegara esas ciudades, un gran número de personas aceptara el mensaje de salvación.
Dios sigue bendiciendo a quienes copian este modelo misionero. Estas bendiciones fueron reales en Víctor y Teresa, un matrimonio que trabajó en la ciudad de Lincoln. Luego de instalar un negocio de comidas para llevar, Víctor llenó de volantes y revistas su mostrador y todo aquel que venía a comprar comida, recibía algún impreso de nuestra iglesia. Los que mostraban más interés, eran visitados en sus hogares. Luego de un breve diálogo les ofrecían los estudios bíblicos, y de esta manera este matrimonio, que llevaba el evangelio en la sangre, compartía su fe.
Hacia el final de año comenzaron a verse los frutos de ese trabajo evangelizador. La estancia de la casa de Víctor y Teresa era acondicionada los sábados para que fuera un pequeño templo, en donde un grupo de entre doce a quince personas se reunía semanalmente. Al finalizar el Culto Divino, se colocaban las mesas y todos los presentes compartíamos el almuerzo con los alimentos que habíamos llevado. Siempre había un clima de afecto sincero y compañerismo cristiano.
A lo largo de los tres años que estuve como pastor de la congregación de Lincoln, más de veinticinco personas se bautizaron por el trabajo directo de este matrimonio consagrado a Dios.
También hoy Jesús desea que sus hijos hagan la labor misionera «de dos en dos» como lo realizaron los apóstoles. También hoy la iglesia necesita que hombres y mujeres consagrados abandonen la comodidad de sus hogares y lleven el mensaje de salvación a quienes lo ignoran. También hoy la vida cristiana experimenta un gran crecimiento cuando se comparte la fe con otros.
No es posible dejar la tarea exclusivamente a pastores o instructores bíblicos, pues todos somos responsables de testificar lo que Cristo hizo en nuestra vida. Es verdad que no todos escucharán, y muchos escucharán pero no aceptarán nuestra fe. Pero la profecía señala que «este evangelio será predicado en todo el mundo […] y entonces vendrá el fin» (Mat. 24: 14). Nuestra misión es predicar para que Cristo vuelva a la tierra. Por eso, únete a otro hermano de la fe y anímate a llevar el evangelio a quienes lo necesitan.

===================
EJEMPLOS Y ENSEÑANZAS DE LAS ESCRITURAS
Devoción Matutina para Jóvenes 2022
Narrado por: Daniel Ramos
Desde: Connecticut, Estados Unidos
===================
|| www.drministries.org ||
===================