13 DE SEPTIEMBRE
«POR POCO»
Agripa dijo a Pablo: Por poco me persuades a ser cristiano (Hechos 26:28, RV1960).
EL REY AGRIPA JUNTO A SU ESPOSA BERENICE llegaron a Cesárea para saludar al gobernador Festo. Como se quedaron muchos días con él, Festo les habló de Pablo, un hombre que estaba preso por predicar «de un tal Jesús, ya muerto, del que Pablo afirma que está vivo» (Hech. 25: 19). Se encendió la curiosidad del rey Agripa y él también deseó escuchar a Pablo y su doctrina.
Al día siguiente, «Agripa y Berenice se presentaron en medio de gran ostentación, y entraron en la audiencia con los tribunos y los principales hombres de la ciudad. Festo mandó entonces que llevaran a Pablo» (v. 23). Con la seguridad y la convicción que produce el Espíritu Santo en el corazón, el apóstol narró su vida antes de conocer a Cristo, su encuentro con él y su conversión, su ministerio y expresó la convicción de que Jesús cumplía con las predicciones de Moisés y los profetas.
Luego, mirando al rey a los ojos, le hizo un llamado para que se entregara a Dios, preguntándole: «Tú, rey Agripa, ¿Crees en lo que dicen los profetas? ¡Yo sé que sí lo crees!» (Hech. 26:27). Un silencio estremecedor reinó en toda la audiencia. ¿Sería posible que un rey, funcionario y político del imperio romano, aceptara la fe de un preso y se hiciera cristiano? Había una lucha en el corazón de Agripa. Creía en todo el mensaje que había escuchado, pero si se confesaba cristiano, su puesto como rey, su influencia política, su liderazgo, el dinero y los placeres que le acompañaban corrían un grave peligro. Entonces, el rey Agripa le dijo a Pablo: «Por poco me persuades a ser cristiano». ¡Parece increíble, pero el rey Agripa perdió la salvación y la vida eterna «por poco»!
De la misma manera, cuántos en este tiempo se alejan de Cristo y de su salvación «por poco». No se oponen a la verdad, es posible que guarden los mandamientos y asistan a la iglesia, pero nunca le entregaron su vida completamente a Jesús. Sienten que es un sacrificio muy grande abandonar la mundanalidad, los placeres y una vida egoísta para vivir como las Escrituras lo enseñan. A la vista humana parecen cristianos y son buenas personas, pero a la vista divina, al igual que Agripa, «por poco» no son cristianos. Lo más terrible, es que sea «por poco» o por mucho, si no existe una entrega completa, están condenados por la eternidad.
En este día, el Señor nos invita a dejar lo «poco» y entregarnos completamente a Jesús. Ser cristiano no admite «poco», o lo somos completamente o no lo somos.

===================
EJEMPLOS Y ENSEÑANZAS DE LAS ESCRITURAS
Devoción Matutina para Jóvenes 2022
Narrado por: Daniel Ramos
Desde: Connecticut, Estados Unidos
===================
|| www.drministries.org ||
===================