16 DE NOVIEMBRE
ESPERANZA DIVINA
Así como creemos que Jesús murió y resucitó, así también Dios levantará con Jesús a los que murieron en él (1 Tesalonicenses 4: 14).
POR AÑOS MÓNICA HABÍA SIDO UNA LUCHADORA INCANSABLE. Llevaba sola a sus hijos a los pies de Jesús, ya que su esposo no había aceptado la fe adventista. Sus acciones mostraban cuánto amaba a Dios y toda la hermandad de la iglesia de Escobar sabía que era una persona con atributos ejemplares. Su fallecimiento dejó un vacío incomprensible y un dolor tremendo, no solo en su esposo e hijos, sino también en toda la iglesia de Escobar. No había explicación para entender por qué una excelente cristiana que no llegaba a los 50 años había tenido que sufrir ese derrame cerebral fulminante.
Es posible que la iglesia de Tesalónica hubiera experimentado algo similar a lo que estaba viviendo la iglesia de Escobar, ya que el apóstol Pablo se vio en la necesidad de escribirles una carta; conocía la tristeza que estaban viviendo por algunos fallecimientos de hermanos en la fe.
¿Te preguntaste por qué sufrimos al perder a un ser querido? ¿Qué es lo que sucede en nuestro interior durante el duelo? Larry Yeagley es un pastor adventista que dedicó su ministerio para ayudar a otros a superar la etapa de duelo, él comenta: «Usted invirtió en la persona que amaba. Es la razón por la cual se siente tan vacío cuando un ser amado muere o se divorcia de usted. Nunca se recobra esa parte de usted. Podrá llenar ese espacio vacío con otras relaciones e intereses, pero siempre habrá espacios que no pueden llenarse. Es como llenar un espacio cuadrado con piezas de madera redondas. Siempre habrá pequeños espacios vacíos» (Recuperación del duelo, p. 64).
Dios no nos creó para aceptar la muerte, por esta razón es que siempre resulta tan dolorosa. Aunque todos sabemos que podemos morir o que nuestros seres amados pueden perder la vida, cuando llega ese momento nos entristecemos sobremanera. La muerte es un intruso en la creación de Dios que llegó como consecuencia del pecado.
Aunque esta es la realidad en este mundo de pecado, Jesús vino a esta tierra a darnos la esperanza de la inmortalidad y la vida eterna. Así como Pablo animó con su carta a los tesalonicenses, a nosotros también nos reconforta aceptar esta verdad. Si, cuando Cristo regrese y resucite a sus hijos, esos espacios vacíos que quedaron por el fallecimiento de un ser amado, serán llenos al reencontrarnos con ellos. Ese encuentro no tendrá fin, viviremos junto a los que amamos para no separarnos jamás. Comienza el día de hoy agradeciéndole a Dios por en la esperanza divina de la resurrección.
===================
EJEMPLOS Y ENSEÑANZAS DE LAS ESCRITURAS
Devoción Matutina para Jóvenes 2022
Narrado por: Daniel Ramos
Desde: Connecticut, Estados Unidos
===================
|| www.drministries.org ||
===================