16 DE OCTUBRE
UN CORAZÓN POCO CONFIABLE
El corazón es engañoso y perverso, más que todas las cosas. ¿Quién puede decir que lo conoce? «Lo conozco yo, el Señor, que escudriño la mente y pongo a prueba el corazón; que pago a cada uno según su conducta y según el resultado de sus obras» (Jeremías 17: 9-10).
CUANDO NOS REFERIMOS AL CORAZÓN, es posible que venga a nuestra mente numerosos significados y sentidos que esta palabra adquiere. Si lo mencionan dos enamorados o un poeta, visualizarán el corazón como una figura con dos mitades iguales en la parte superior y que termina en punta en la parte inferior. Si se habla del corazón en términos biológicos, es casi lógico pensar en ese órgano con dos aurículas y dos ventrículos que bombea sangre a todo nuestro cuerpo. Al hablar del corazón del artículo de una revista, casi en la mayoría de los casos nos estamos refiriendo a la parte central, al núcleo, sobre el cual gira e resto de las partes.
Cuando se habla en las Escrituras del corazón, en muchos casos se está hablando de la parte central del ser humano, donde se asientan las emociones y la voluntad de cada persona.
Todos aquellos que le hemos entregado el corazón a Dios, debemos reflexiona sobre el texto de Jeremías: «El corazón es engañoso y perverso, más que todas las cosas». ¿Es posible que nuestro corazón nos mienta? ¿Realmente no podemos confiar en él? ¿Debemos dudar de nuestra palabra, porque en realidad nos podemos estar engañando?
El apóstol Pedro no había reflexionado sobre su corazón. Le aseguró a Jesús «Aunque todos se escandalicen de ti, yo nunca me escandalizaré»; y luego agregó: «Aun cuando tenga yo que morir contigo, jamás te negaré» (Mat. 26: 33,33 Con toda certeza podríamos decir que cuando Pedro le aseguraba esto a Jesús lo hacía de corazón y con toda sinceridad. Pero falló.
Parece increíble, pero Pedro no conocía su propio corazón.
Por eso Dios, respondiendo a la pregunta de Jeremías: «¿Quién puede decir que lo conoce?», añade: «Lo conozco yo, el Señor, que escudriño la mente pongo a prueba el corazón». Sí, Dios es el único que conoce lo más íntimo de cada uno de nosotros y si deseamos tener la seguridad sobre algo, lo mejor es confiar en él, para que santifique nuestros propósitos y que nuestro corazón sea más firme como nuestras intenciones. No comiences este día sin entregarle de lleno tu corazón a Jesús.
===================
EJEMPLOS Y ENSEÑANZAS DE LAS ESCRITURAS
Devoción Matutina para Jóvenes 2022
Narrado por: Daniel Ramos
Desde: Connecticut, Estados Unidos
===================
|| www.drministries.org ||
===================