23 DE OCTUBRE
MÁRTIRES POR SU FE
Por eso mismos días el rey Herodes mandó aprehender a algunos miembros de la iglesia para maltratarlos. A Jacobo, hermano de Juan, lo mató a filo de espada (Hechos 12: 1-2).
EL APÓSTOL SANTIAGO FUE EL PRIMERO DE LOS DOCE en dar su vida como mártir de Jesús. Herodes, por un acto de crueldad y para congraciarse con los líderes judíos, lo mató a espada e intentó hacer lo mismo con el apóstol Pedro.
Parece increíble cómo esos mismos hombres que corrieron en el Getsemaní dándole la espalda a Jesús, ahora testificaban de su amor y no se resistían si eran llevados al martirio. El Espíritu divino había hecho su obra perfecta de conversión y cada uno de ellos no consideraba este mundo como su hogar.
A lo largo de los siglos, millones de hombres y mujeres sellaron con su vida la fe que profesaban. Los hugonotes formaron parte de ese grupo especial que menospreciaron sus vidas para enaltecer su fe. De manera desgarradora, el pastor y profesor Félix Benlliure Andrieux, narra lo que debieron padecer los hugonotes por no aceptar la fe católica romana: «El tribunal empezó su obra sangrienta […] Los fugitivos fueron aniquilados sin piedad; los prisioneros ahorcados; las iglesias destruidas y la pobre ciudadanía tuvo que soportar los sufrimientos de un país conquistado. Los templos hugonotes cayeron en ruinas uno detrás de otro; las cárceles y las galeras se llenaron a rebosar y los cadáveres cubrían las calles» (Los hugonotes: un camino de sangre y lágrimas, p. 190).
Actualmente, tenemos que agradecerle a Dios por darnos el privilegio de servirlo en libertad, pero si no fuera así, ¿darías tu vida por Jesús? Si como adventista del séptimo día estuvieras transgrediendo las leyes de tu país, ¿seguirías yendo los sábados a la iglesia? ¿Te animarías a ser como el apóstol Santiago o como los hugonotes?
Piensa un momento la respuesta.
Seguir a Jesús es mucho más que guardar los mandamientos y el sábado, tener el folleto de la Escuela Sabática o dar estudios bíblicos. Seguir a Jesús es obedecer fielmente lo que dice su Palabra. Es lograr que el corazón palpite de alegría sabiendo que pronto vendrá «sobre las nubes del cielo, con gran poder y gloria» (Mat. 24:30), para reinar en esta tierra. Seguir a Jesús es valorar la fe y las Sagradas Escrituras, aunque la familia, los amigos o las autoridades las menosprecien. Seguir a Jesús es darlo todo, incluso la vida por amor a él.
Oro a Dios para que tu fe y la mía no sean diferentes a la del apóstol Santiago o los hugonotes.
===================
EJEMPLOS Y ENSEÑANZAS DE LAS ESCRITURAS
Devoción Matutina para Jóvenes 2022
Narrado por: Daniel Ramos
Desde: Connecticut, Estados Unidos
===================
|| www.drministries.org ||
===================