25 DE NOVIEMBRE
ANTÍDOTO CONTRA EL ERROR
El cual se opone y se enfrenta a todo lo que se llama Dios o es objeto de culto. Llega al grado de sentarse en el templo de Dios y de ocupar su lugar, haciéndose pasar por Dios (2 Tesalonicenses 2:4).
CUANDO EL APÓSTOL PABLO ESCRIBIÓ LA PRIMERA CARTA a la iglesia de Tesalónica, fue tan vívida y real la descripción de la segunda venida de Cristo que muchos llegaron a la conclusión que Jesús volvería en pocos años. Para que la iglesia tuviera un sentido correcto del tiempo profético, les escribió una segunda carta recordándoles lo que él mismo en persona les había enseñado: «De ninguna manera se dejen engañar. Porque ese día no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, es decir, el hijo de perdición, el cual se opone y se enfrenta a todo lo que se llama Dios o es objeto de culto. Llega al grado de sentarse en el templo de Dios y de ocupar su lugar, haciéndose pasar por Dios. ¿No se acuerdan de que, cuando yo estaba todavía con ustedes, les advertía esto?» (2 Tes. 2: 3-5).
Cuando el cristianismo se apartó de las Escrituras y comenzó a deposita: su fe en la tradición, el hombre de pecado descrito por Pablo apareció entre los cristianos y tomó el liderazgo ya anticipado. «El hombre de pecado, el hijo de perdición» está claramente definido en el siguiente texto: «El que es Cabeza de la Iglesia Católica es definido por la fe “Vicario de Cristo”. Es considerado como el hombre que sobre la tierra representa al Hijo de Dios, el que “hace las veces de la Segunda Persona de la Trinidad. Esto es lo que afirma todo papa de sí mismo. Esto es lo que creen los católicos» (Vittorio Messori ed., Juan Pablo ll: Cruzando el umbral de la Esperanza, p. 27)
¿Cómo es posible que una declaración tan transparente del papado, todavía no despierte la conciencia de millones que aún lo consideran «Vicario de Cristo»? La respuesta es sencilla: Las Escrituras, única fuente que desenmascara el error, es ignorada por esos «millones». Es fácil caer y aceptar el engaño cuando no se conoce la verdad, de ahí la importancia de conocer las Sagradas Escrituras.
El deseo de Jesús en su última oración fue pedirle a su padre: «Santifícalos en tu verdad, tu palabra es verdad» (Juan 17: 17). También el Señor Jesús te invita hoy a que te propongas separar un tiempo de tus quehaceres cotidianos y lo dediques por completo al estudio de la Biblia. Ella te ayudará día a día a conocer la verdad y te impedirá caer en el error.
===================
EJEMPLOS Y ENSEÑANZAS DE LAS ESCRITURAS
Devoción Matutina para Jóvenes 2022
Narrado por: Daniel Ramos
Desde: Connecticut, Estados Unidos
===================
|| www.drministries.org ||
===================