26 DE OCTUBRE
EN SU PALABRA
Simón le dijo: «Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y no hemos pescado nada; pero ya que tú me lo pides, echaré la red» (Lucas 5: 5).
¡QUÉ FRUSTRANTE ES REALIZAR UNA ACTIVIDAD y que los resultados no sean los que esperamos! Esa clase de frustración experimento Pedro, pues después de haber pasado toda la noche intentando pescar no lo había logrado.
En las primeras horas de la mañana, ya cansado y con un tremendo sentido de fracaso, Pedro y sus ayudantes se dispusieron a lavar las redes. Jesús había llegado momentos después, y entrando en una de las embarcaciones de Pedro, se sentó y «desde allí enseñaba a la multitud» (Luc. 5:3). Las palabras de Jesús animaron los corazones de todos, y cuando terminó de hablar, le dijo a Pedro: «Lleva la barca hacia la parte honda del lago, y echen allí sus redes para pescar» (vers. 4).
Pedro no lo podía creer. Había pasado toda la noche tratando de pescar y no lo había logrado. Además, ya habían lavado las redes y todos sus ayudantes estaban por marcharse. Pero más allá de las objeciones que pudieron pensar esos pescadores, Pedro respondió: «Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y no hemos pescado nada; pero ya que tú me lo pides, echaré la red».
«Esta clase de obediencia era una auténtica expresión de su constante confianza y amor por Jesús. Su fe en el Maestro recibió una sorprendente recompensa. Por causa del peso de los peces, las redes se rompieron y el barco se hundía. Abrumado por el gran poder del Maestro sobre la naturaleza, su amor por él y la insignificancia que sentía frente a Jesús, Pedro se arrojó de rodillas ante su Salvador, diciendo: “Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador” (v. 8). En realidad, él no quería que Jesús lo dejara, pero se sintió indigno de estar con él» (Philip Samaan, El método de Cristo para testificar, pp. 121-122).
¿Intentaste tener una mejor convivencia con tu cónyuge y las cosas parecen empeorar? ¿Has probado mejorar las relaciones familiares y no lo logras? ¿Procuraste tener una buena comunicación con tus hijos y ellos parecen ignorarte? ¿Diste lo mejor en tu trabajo y tus jefes parecen no reconocer tu labor? ¿Trabajaste duro dentro de la iglesia y solo encontraste críticas y palabras de desaprobación? No te desanimes. La vivencia de Pedro es para todos aquellos que intentamos algo y fracasamos, para que la próxima vez que lo intentemos, lo hagamos en el nombre de Jesús. Aunque ya estés cansado de intentarlo, prueba una vez más en su nombre; es posible que te lleves una sorpresa como le ocurrió a Pedro.

===================
EJEMPLOS Y ENSEÑANZAS DE LAS ESCRITURAS
Devoción Matutina para Jóvenes 2022
Narrado por: Daniel Ramos
Desde: Connecticut, Estados Unidos
===================
|| www.drministries.org ||
===================