27 DE AGOSTO
EVANGELIZANDO AL PROCÓNSUL
Cuando el procónsul vio lo que había sucedido, quedó maravillado de la enseñanza del Señor y creyó (Hechos 13: 12).
EL ESPÍRITU SANTO HABÍA SEPARADO A PABLO Y BERNABÉ para predicar entre los gentiles. Después de haber tenido un período de preparación espiritual, a través del ayuno y la oración, los evangelistas partieron de Antioquía y llegaron a Salamina. Rápidamente el mensaje innovador del evangelio llegó a los oídos de todos, incluso de hombres con preponderancia política.
Allí estaba el procónsul Sergio Paulo que deseaba escuchar el evangelio y para eso mandó a llamar a los dos evangelistas. Era un hombre influyente y poderoso, ya que, como procónsul, Sergio Paulo estaba involucrado activamente en la gobernación romana. «En el Imperio romano, después de la organización llevaba a cabo por Augusto, procónsul vino a ser título de los gobernadores de provincias administradas por el senado, puesto que no necesitaban guarniciones permanentes» (F.F. Bruce y otros, Nuevo Diccionario Bíblico Certeza, 2° ed., p. 1103).
El enemigo no permitiría que este político romano escuchara la Palabra de Dios, así que utilizó a un mago llamado Elimas, «procuraba apartar de la fe al procónsul» (Hech. 13:8). Pablo, al ver la intervención directa de Satanás a través de este hombre, le dijo: «”¡Eres un hijo del diablo! ¡Estás lleno de mentira y de maldad, y eres enemigo de la justicia! ¿Cuándo dejarás de trastornar los caminos rectos del Señor? Pon atención, porque la mano del Señor está en tu contra y vas a quedarte ciego; no podrás ver el sol por algún tiempo”. Y al instante quedó completamente ciego; y caminaba en círculos, buscando alguien que lo llevara de la mano» (Hech. 13: 10-11). Cuando Sergio Paulo vio cómo se habían manifestado la mano de Dios contra Elimas, «creyó, maravillado de la doctrina del Señor».
También en la actualidad hay personas influyentes y con autoridad que están deseosas de escuchar el mensaje del evangelio. Lamentablemente, también están aquellos que se oponen a la Palabra de Dios y en su error, procuran apartar a otros de la fe. Pero dicha oposición no debe desanimarnos. Como la batalla entre el bien y el mal es espiritual, para ganarla debemos tomar las armas espirituales. El procónsul creyó luego que vio a Satanás derrotado en la ceguera de Elimas. Al igual que Pablo y Bernabé, al tomar la armadura de Dios (Efe. 5:6: 10-20), alcanzaremos los corazones sinceros y derrotaremos al enemigo.

===================
EJEMPLOS Y ENSEÑANZAS DE LAS ESCRITURAS
Devoción Matutina para Jóvenes 2022
Narrado por: Daniel Ramos
Desde: Connecticut, Estados Unidos
===================
|| www.drministries.org ||
===================