27 DE FEBRERO
COMO LA LECITINA

«Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud.» Gál. 5:1

La ciudad de Mahón, en la isla de Menorca, es famosa por ser el origen de uno de los productos gastronómicos más reconocidos: la mayonesa. Es tan común en la cocina mediterránea que apenas se conoce la complejidad de su proceso. ¿Por qué? Porque hay elementos en la naturaleza que no se mezclan y esa exquisita salsa está compuesta por dos de ellos. Habréis intentado más de una vez unir agua y aceite y habréis observado que, por mucho que los agites, con el tiempo terminan volviendo a su condición inicial. Y la mayonesa está compuesta de aceite (para los puristas, aceite de oliva) y agua (porque un huevo es un 80% de agua). ¿Cómo es que se mezclan? Pues se debe a una sustancia que se encuentra en el huevo y que permite que los dos elementos se emulsionen: la lecitina. Sin lecitina no habría mayonesa.
¿Qué es lo que da estabilidad a la vida espiritual de un cristiano? Hay dos elementos que parecen imposibles de mezclar: la fe y las obras. Ya sabemos que están los que viven solo de obras y cómo sus existencias son un sinvivir. Nunca hay suficiente para pagar la salvación. También están los que viven solo de fe y cómo se desvinculan de la realidad, aislados en el misticismo de lo intangible. Pero, empleando la comparación con la mayonesa, llega Jesús, como la lecitina, a nuestras vidas y lo imposible se hace realidad. Cristo es el emulsionante que nos convierte en gente religiosa, de fe y de obras. Como dijo Elena G. White: «Es esencial tener fe en Jesús y creer que habéis sido salvados por él, pero hay peligro de tomar la posición que muchos toman al decir: “Estoy salvado”. Muchos han dicho: “Ud. tiene que hacer buenas obras, y vivirá”. Sin embargo, fuera de Cristo, nadie puede hacer buenas obras. Muchos dicen hoy: “Cree, solamente cree, y vivirás.” La fe y las obras van juntas. El creer y el hacer se entremezclan» (The Review and Herald, 10 de noviembre de 1892).
¿Cómo se soluciona cuando la mayonesa se corta? Es fácil, más huevo, o sea, más lecitina. ¿Cómo se soluciona cuándo nos volvemos a hacer esclavos del pecado? Es fácil, arrepentimiento y mucho más de Cristo. No lo olvides, Cristo siempre es la clave de una religión con fundamento.

===================
CARÁCTER
Devoción Matutina para Jóvenes 2023
Narrado por: Daniel Ramos
Desde: Connecticut, Estados Unidos
===================
|| www.drministries.org ||
===================