27 DE NOVIEMBRE
LA LUCHA ESPIRITUAL
La batalla que libramos no es contra gente de carne y hueso, sino contra principados y potestades, contra los que gobiernan las tinieblas de este mundo, ¡contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes! (Efesios 6: 12).
TODAVÍA RECUERDO LA GRAN LUCHA QUE TUVIERON que afrontar Arturo y Graciela junto a su hijo Jonathan para entregarse a Jesús a través del bautismo. Ella había tomado su decisión el año anterior, pero no quería bautizarse hasta que su familia lo hiciera con ella. Arturo debió hacer frente a sus jefes y expuso su fe para guardar el sábado como lo pide el mandamiento. No era una decisión fácil, ya que había una familia que alimentar y la posibilidad de quedar sin trabajo estaba latente. Esa lucha que experimentaron cuando les daba los últimos estudios bíblicos se intensificó en la semana anterior al bautismo. Graciela, en una salida de su hogar tropezó y se quebró una pierna, pero este hecho lejos de desanimarla le dio el valor necesario para bautizarse de igual manera. Arturo, aunque al principio recibió una respuesta positiva para guardar el sábado, luego fue despido.
Como instructor bíblico, yo estaba asombrado al ver la cantidad de problemas que se sumaban y que no dejaban de agobiar a esta familia que deseaba hacer lo que la Biblia les pedía. ¿Qué ocurría? ¿Por qué había tantas barreras y obstáculos para hacer la voluntad de Dios?
Desde que el pecado entró en el universo, se ha iniciado una guerra continua y permanente entre el bien y el mal. El gobierno de Lucifer se ha resistido y opuesto al gobierno divino, y esa guerra iniciada en el cielo también afectó a la tierra. Por desgracia, hoy nuestro planeta es el campo de batalla entre las potencias del bien y del mal y la Biblia nos invita a formar parte del ejército de Dios en esta guerra espiritual.
Quizás hoy te encuentras en medio de una situación difícil. Pero no desesperes. Aunque todas las «huestes espirituales de maldad» estén en nuestra contra, con Jesús estamos del lado vencedor. El enemigo podrá luchar y lastimarnos mucho para ganar la batalla en nuestro corazón, pero solo debemos recordar las palabras de Jesús: «Confíen, yo he vencido al mundo» (Juan 16:33). Y, ¿qué puede ser más agradable que formar parte del lado vencedor?
Graciela y Arturo así lo vivieron; al final de ese año, cuando recordábamos los obstáculos antes de su bautismo, ella me dijo con mucha alegría: «El día más lindo de este año, fue el sábado de nuestro bautismo». Que Dios nos ayude para que las pruebas que podamos tener en esta vida sirvan para aferrarnos mucho más a Jesús.

===================
EJEMPLOS Y ENSEÑANZAS DE LAS ESCRITURAS
Devoción Matutina para Jóvenes 2022
Narrado por: Daniel Ramos
Desde: Connecticut, Estados Unidos
===================
|| www.drministries.org ||
===================