27 DE SEPTIEMBRE
LOS PLATILLOS DE LA BALANZA CELESTIAL
TEKEL: Dios ha pesado a Su Majestad en una balanza, y su peso deja mucho que desear (Daniel 5: 27).
BELSASAR HABÍA HEREDADO EL TRONO DE NABUCODONOSOR, pero no había heredado su inteligencia. Conociendo como el Dios de los hebreos había irrumpido en la vida de su abuelo, se obstinó en seguir impulsos egoístas y se dedicó al vicio y a una vida relajada.
Aunque la ciudad estaba sitiada por los caldeos, organizó una gran fiesta para mil de sus cortesanos, y ellos, junto a sus mujeres y concubinas, se embriagaron y «alabaron a los dioses de oro, plata, bronce, hierro, madera y piedra» (Dan. 5:4). Parecía una fiesta más, hasta que la mano de un mensajero celestial comenzó a escribir en una pared el inminente juicio que presagiaba la caída del impío monarca. De las palabras escritas, TEKEL mostraba claramente que el rey había sido pesado «en balanza», pero dejaba mucho que desear.
La balanza que pesó al rey Belsasar también está pesando al pueblo de Dios. «Los ángeles de Dios están de pie con balanzas pesando los pensamientos de los que profesan ser hijos de Dios, de aquellos que aseveran haber muerto al mundo y estar vivos para Dios. El platillo lleno de los pensamientos referentes a la tierra, la vanidad y el orgullo, bajaba rápidamente a pesar de que se sacaba pesa tras pesa de la balanza. El que contenía los pensamientos e intereses referentes al cielo, subía mientras que el otro bajaba. ¡Qué liviano era! Puedo relatar esto como lo vi, pero nunca puedo producir la solemne y vívida impresión que se grabó en mi mente, al ver al ángel que tenía la balanza que pesaba los pensamientos e intereses del pueblo de Dios. Dijo el ángel: “¿Pueden los tales entrar en el cielo? No, no, nunca. Diles que la esperanza que ahora poseen es vana, y que a menos que se arrepientan prestamente, y obtengan la salvación, perecerán”» (Elena G. White, La segunda venida y el cielo, pp. 178-179).
Es hora de que todos los adventistas dejemos a un lado los sueños mundanos y despertemos a la realidad bíblica de que el mundo está por llegar a su fin. Con la gran luz que Dios le dio a nuestra iglesia, no habrá excusas para justificar una espiritualidad mediocre. ¡Qué triste sería cometer el mismo error que Belsasar! El platillo de la mundanalidad subirá cuando nuestras acciones, sueños, anhelos y planes futuros estén relacionados con el reino de los cielos. Que Jesús nos dé la voluntad y la fuerza para que cuando seamos pesados en la balanza celestial, nunca se nos encuentre faltos.

===================
EJEMPLOS Y ENSEÑANZAS DE LAS ESCRITURAS
Devoción Matutina para Jóvenes 2022
Narrado por: Daniel Ramos
Desde: Connecticut, Estados Unidos
===================
|| www.drministries.org ||
===================