28 DE JULIO
SIN PECADO ANTE DIOS
El ángel ordenó a los que estaban a su servicio: «¡Quítenle esa ropa tan sucia!» Y a Josué le dijo: «Date cuenta de que ya te he limpiado de tu pecado, y de que te he vestido con ropas de gala» (Zacarías 3: 4).
CADA VEZ QUE HE LEÍDO EL CAPÍTULO 3 DE ZACARIAS no he dejado de identificarme con el sumo sacerdote Josué. En esta visión el profeta ve al sumo sacerdote «delante del ángel del Señor» (Zac. 3: 1). La visión no sería tan dramática sino fuera porque dentro del cuadro también está Satanás para señalar los pecados que Josué había cometido. ¿Te imaginas tú en la escena? ¿Te imaginas delante de Dios y al enemigo a tu lado para recordarte todos los pecados que cometiste?
Las Escrituras nos dan una vislumbre del gran amor de Dios al afirmar: «No hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu» (Rom. 8: 1). Aunque el diablo recuerde los pecados más bajos y los errores más vergonzosos que hayamos cometido, Jesús cargó sobre sí mismo con todos ellos al morir en la cruz, y su sangre derramada «nos limpia de todo pecado» (1 Juan 1:7). Su vida santa y su justicia perfecta puede ser nuestro hoy, y al aceptarla, podemos afirmar con fe que para nosotros no hay «ninguna condenación».
De una manera clara y enfática, Morris Venden declara: «Jesús le está ofreciendo a usted hoy, no importa lo que usted es o dónde ha estado, su justicia a cambio de sus pecados. Usted puede aceptar eso de nuevo hoy, y nuevamente estar de pie delante de Dios más que plenamente perdonado, ¡súper perdonado! Porque usted puede estar delante de Dios incluso como si nunca hubiere pecado. Jesús lo pagó todo, y eso ha sido las buenas nuevas para nuestro mundo» (Nunca sin un intercesor, p. 149).
Sí, al aceptar la muerte vicaria de Jesús también aceptamos las palabras de Zacarías que nos dice: «Date cuenta de que ya te he limpiado». ¡Qué tremendo es el evangelio! Por esa razón es que el diablo odia tanto a los hijos de Dios, porque con el sacrificio de Cristo no puede culpar a nadie; toda su obra de engaño y maldad recae enteramente sobre él.
Por la gracia de Dios estás a punto de iniciar las actividades de este día, pero antes de hacerlo, no olvides agradecerle al Padre celestial por el plan de salvación. También, recuerda agradecerle a Jesús porque su sacrificio cargó con todos tus pecados. Que Dios te bendiga y te dé un hermoso día.

===================
EJEMPLOS Y ENSEÑANZAS DE LAS ESCRITURAS
Devoción Matutina para Jóvenes 2022
Narrado por: Daniel Ramos
Desde: Connecticut, Estados Unidos
===================
|| www.drministries.org ||
===================