28 DE OCTUBRE
¿QUÉ ENTENDIÓ PEDRO?
Yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas de Hades no podrán vencerla (Mateo 16:18).
ESE SÁBADO EL TEMPLO había tenido muchas visitas, entre ellas, estaba una mujer de mediana edad que había sido catequista. Al finalizar el Culto Divino me pidió que fuera a visitarla durante la semana, así que acordamos el día y la hora.
Al llegar a su hogar, noté por la cantidad de diplomas y certificados expuestos en las paredes que era una mujer muy instruida. Luego de una breve conversación, me preguntó:
— ¿Por qué los adventistas no aceptan la sucesión apostólica? Al leer este versículo e hizo referencia a Mateo 16:18— ¿No le parece que Jesús le estaba dando preeminencia a Pedro?
Para responderle, leímos nuevamente el versículo. Luego leímos las notas aclaratorias al pie de página y resalté las dos palabras utilizadas por Jesús. Al referirse a Pedro, lo llama Petros (piedrita, canto rodado), y al referirse a «roca», la llama petra (roca, peña, piedra, farallón). Al mostrarle esta diferencia resalté que quien estaba escuchando a Jesús entendió que no estaba hablando de Pedro, sino de una gran roca, que era Jesús mismo.
—Pero al leer el texto, ¿no es posible deducir que Pedro entendió que la roca se refería a él? —, preguntó la mujer con algo de picardía.
-Si Pedro hubiera entendido que él mismo era la roca, lo hubiera dejado registrado. Sin embargo, leamos en su Biblia lo que Pedro entendió: «Como niños recién nacidos, desead la leche espiritual pura, a fin de que, por ella, crezcáis para la salvación, si es que habéis gustado que el Señor es bueno. Acercándoos a él, piedra viva, desechada por los hombres, pero elegida, preciosa ante Dios» (1 Ped. 2: 2-4, BJ, énfasis añadido).
Luego de leer los versículos en voz alta, esta instruida mujer guardo silencio. Parecía estar descubriendo un preciado tesoro que había estado oculto en su propia Biblia. Luego dio por terminado el tema y preguntó sobre otros aspectos de nuestra fe, pero algo quedó arraigado con firmeza en su corazón: Jesús es la Roca.
La Escritura en su totalidad exalta a Jesús por encima de cualquier otro hombre. Lo muestra como único y suficiente Salvador (Hech. 4: 12), como un incomparable Abogado (1 Juan 2: 1), como un Amigo fiel (Juan 15: 15), como el gran intercesor que contribuye para que las oraciones sean oídas (Juan 16:24), como un Sumo Sacerdote que se compadece de nuestras debilidades (Heb. 4: 12), y como Dios (Juan 1: 1).
Así como lo hizo Pedro con su ministerio, no dejes de exaltar con tu vida al Señor Jesús.

===================
EJEMPLOS Y ENSEÑANZAS DE LAS ESCRITURAS
Devoción Matutina para Jóvenes 2022
Narrado por: Daniel Ramos
Desde: Connecticut, Estados Unidos
===================
|| www.drministries.org ||
===================