01 DE DICIEMBRE
CUIDAR A LOS POBRES
Ofende a su Creador quien oprime al pobre, pero lo honra quien le tiene compasión (Proverbios 14: 31).
Una amonestación recurrente de parte de los profetas del Antiguo Testamento contra el pueblo de Dios era oprimir a los pobres, a las viudas y a los huérfanos. A causa de este descuido, Dios aseguró que serían deportados y su ciudad destruida. Por ejemplo, Amós escribió: «Así dice el Señor: “Los de Israel han cometido tantas maldades que no dejaré de castigarlos; pues venden al inocente por dinero y al pobre por un par de sandalias. Oprimen y humillan a los pobres, y se niegan a hacer justicia a los humildes”» (2: 6-7).
En los proverbios encontramos cómo espera Dios que tratemos a las personas con alguna desventaja social. Dos casos en específico: «El Señor destruye la casa del orgulloso, pero mantiene invariable la propiedad de la viuda». «No cambies de lugar los linderos antiguos, ni invadas el terreno de los huérfanos, porque ellos tienen un poderoso libertador que saldrá contra ti en su defensa» (Proverbios 15: 25; 23: 10-11).
Evidentemente, Dios no solo espera que respetes a la persona que no posee bienes materiales, sino que lo ayudes. Cuando adquieras riqueza, siempre debes recordar que la adquiriste gracias a los talentos que Dios te ha dado; esos mismos talentos pueden servir para auxiliar a quien tenga necesidad.
Compartir con el necesitado erradica el egoísmo del corazón humano y es una cualidad cristiana que refleja el carácter y la misericordia divinas. Jesús narró en Mateo 25: 31-46 la parábola del juicio en donde la línea que demarca la separación entre las ovejas y los cabritos es quiénes mostraron misericordia a él; que no tenía que comer y le compartieron alimento; tenía sed y le dieron agua; no tenía dónde permanecer y lo recibieron; no tenía ropa y lo vistieron; estaba enfermo y lo visitaron; estaba prisionero y también acudieron a él. Lo interesante es que quienes realizaron estas acciones expresan sorpresa y preguntan: «¿Cuándo Señor te vimos así?». Entonces Jesús les aclara: «Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de estos hermanos míos más humildes, por mí mismo lo hicieron» (Mateo 25: 40). Es decir, lo hicieron desinteresadamente, sin el afán de salir en la foto, subirla a una red social, ni recibir el crédito; su actitud era parte de su naturaleza. Ellos obedecieron a carta cabal la indicación de Jesús: «Cuando tú ayudes a los necesitados, no se lo cuentes ni siquiera a tu amigo más íntimo» (Mateo 6:3).
===================
SIGUIENDO LAS HUELLAS
Devoción Matutina Para Menores 2023
Narrado por: Linda Rumrrill
Desde: Gran Canaria, España
===================
|| www.drministries.org ||
===================