10 DE AGOSTO
CUANDO SALOMÓN NO FUE SABIO

«Cuando el rey tome posesión del poder, mandará que le hagan una copia escrita de esta enseñanza, tomada del original que está al cuidado de los sacerdotes levitas. Siempre deberá tener esa copia consigo, y leerla todos los días de su vida» (Deuteronomio 17: 18-19).

Desde que George Washington, primer presidente de Estados Unidos, asumió su cargo y hasta el presente, existe la costumbre de que cada presidente estadounidense inicie su gobierno con un juramento sobre una Biblia. Así, implícitamente reconoce que con la ayuda de Dios podrá gobernar con sabiduría. Algo aún más significativo ocurría en Israel cuando un rey asumía el trono: este debía escribir todo el libro de Deuteronomio. Recuerda que este libro significa la repetición de la ley. Se compone de discursos de Moisés que al obedecerlos le garantizaría prosperidad. Salomón cumplió con esta costumbre. No solamente escribió, sino que leía cada día lo que había escrito (al menos durante la primera mitad de su reinado).
Básicamente, hay cuatro indicaciones de lo que se esperaba ningún rey incurriera y que están registradas en Deuteronomio 17:16-17: no depender de su caballería; no regresar a Egipto por ningún motivo (ni de compras); no tener muchas mujeres; no acumular demasiada
Pareciera que Salomón se propuso ir en contra de una de las cuatro indicaciones. 2 Crónicas 1: 14 y 17 registra: «Salomón multiplicó el número de sus caballos y de sus carros de combate; llegó a tener mil cuatrocientos carros y doce mil caballos, los cuales mantenía en las caballerizas y en su palacio de Jerusalén […] Un carro importado de Egipto costaba seiscientas monedas de plata» (NVI). Aquí desobedeció las primeras dos indicaciones. La caballería y el ejército llevaban al pueblo a confiar en sus recursos y fuerza humana.
Por otra parte, 1 Reyes 11: 3, menciona: «Tuvo setecientas esposas de rango real y trescientas concubinas, las cuales desviaron su corazón». El mismo versículo nos presenta la consecuencia de su mala decisión. Por último, como estudiamos ayer, 1 Reyes 10: 14-22 registra el exceso de riqueza, los lujos estrafalarios y el despilfarro. Por lo tanto, aunque «Salomón» aún hoy para muchos es sinónimo de sabiduría, en realidad solo fue sabio cuando obedeció la Palabra de Dios. Cuando la desobedeció, dejó de serlo y empezó a cometer locuras.
Lo mismo ocurre hoy contigo, ¿quieres ser sabio? Lee y obedece la Biblia. Si no lo haces, tus acciones dejarán mucho que desear.

===================
SIGUIENDO LAS HUELLAS
Devoción Matutina Para Menores 2023
Narrado por: Linda Rumrrill
Desde: Gran Canaria, España
===================
|| www.drministries.org ||
===================