10 DE MAYO
SALVACIÓN EN EL DESIERTO

«Moisés hizo una serpiente de bronce y la puso en la asta de una bandera, y cuando alguien era mordido por una serpiente, miraba a la serpiente de bronce y se salvaba» (Números 21: 9).

El cordero es el símbolo más apropiado de Jesús, pero en está ocasión es representado con una serpiente. La única forma de salvarse del mortífero veneno era mirar con fe a la serpiente de bronce que estaba sobre una asta en un lugar visible. La persona afectada tenía que obedecer de inmediato. Si alguien intentaba averiguar por qué Dios había elegido ese método, iba a perder el tiempo en su investigación e irremediablemente moriría. Además, el afectado era el único que debía mirar, no podía enviar a un emisario a mirar por él.
Por otra parte, en la Biblia encontramos que la serpiente representa a Satanás. ¿Por qué representar a Jesús así? Porque en la cruz tomó nuestro pecado. Ahí en la cruz fue visto y juzgado como pecador. Murió separado de su Padre y del Espíritu Santo. Experimentó una muerte sin esperanza, no por sus errores, sino por los nuestros. En cuanto a esto, Pablo expresó: Cristo no cometió pecado alguno; pero por causa nuestra, Dios lo hizo pecado» (2 Corintios 5: 21). Asimismo, Jesús se hizo maldición por nosotros al ser colgado de la cruz. «Cristo nos rescató de la maldición de la ley haciéndose maldición por causa nuestra, porque la Escritura dice: “Maldito todo el que muere colgado de un madero”» (Gálatas 3: 13).
Las serpientes del desierto representaban a Satanás, el veneno el pecado y la serpiente de bronce sobre la asta a Jesús en la cruz. La única manera de ser salvos es cuando aceptamos el gran amor de Dios personificado en Cristo. El profeta Isaías afirmó: «Pongan sus ojos en mí todos los términos de la tierra, y reciban salvación, porque yo soy Dios, y no hay más» (Isaías 45: 22). Más adelante, cuando Jesús desarrolló su ministerio, en la conversación nocturna que sostuvo con Nicodemo, él mismo se identificó con la experiencia de Israel en el desierto y específicamente como quien tomaría el lugar de la serpiente en la cruz: «Así como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así también es necesario que el Hijo del hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna» (Juan 3: 14-15). Así como Moisés le dijo a la gente, hoy Jesús nos dice a nosotros que debemos mirarlo con fe. Esta es una experiencia personal, ni tu papá, mamá o hermanos pueden mirar por ti. Míralo hoy por fe y tendrás la certeza de la salvación.
===================
SIGUIENDO LAS HUELLAS
Devoción Matutina Para Menores 2023
Narrado por: Linda Rumrrill
Desde: Gran Canaria, España
===================
|| www.drministries.org ||
===================