14 DE DICIEMBRE
LA RELACIÓN CON TUS PADRES
El padre del hijo bueno y sabio tiene razón para estar feliz y orgulloso; ¡haz, pues, que tu padre y tu madre se sienta felices y orgullosos! (Proverbios 24-25).
Fomentas la felicidad de tus padres cuando los escuchas, cuando solicitas su orientación, cuando los tratas con respeto. Las honras cuando los obedeces. La palabra griega para honor significa «venerar, apreciar y valorar». El concepto de la honra a los padres no es opcional, es uno de los Diez Mandamientos. Incluso, en el Nuevo Testamento aparece esta orden: «Hijos, obedezcan a sus padres como agrada al Señor, porque esto es justo» (Efesios 6: 1). La instrucción también es para los padres, de tal manera que es un mandamiento de dos vías. Para que exista armonía en la familia, los padres deben ser sensatos en cuanto a las demandas a sus hijos de acuerdo a su edad y el ejemplo que les den: «Ustedes, padres, no hagan enojar a sus hijos, sino más bien edúquenlos con la disciplina y la instrucción que quiere el Señor» (vers. 4).
La honra a los padres no tiene fecha de expiración, mientras que de niño y. adolescente los obedeces, siendo adulto deberás atenderlos y velar por sus necesidades físicas, económicas y afectivas. «Atiende a tu padre, que te engendró; no desprecies a tu madre cuando sea anciana» (Proverbios 23: 22). Honrar a los padres es el único mandamiento que promete una larga vida como recompensa; en contraste, aquellos con una «mente reprobada», que se caracterizan por su falta de piedad en los últimos días, desobedecen a los padres (Romanos 1:30; 2 Timoteo 3: 2). Asimismo, los actos de robar a los padres o maldecirlos conllevan castigo para sus perpetradores (Proverbios 19: 26; 20: 20).
Jesús mismo se sometió a sus padres terrenales y desde luego a su Padre celestial. Es importante honrar a nuestros padres así como nos esforzamos por glorificar a Dios: mediante nuestros pensamientos, palabras y acciones. Aprender a obedecerlos resultará en respetar a tus maestros, autoridades gubernamentales y reglas de convivencia social.
Mantener el lazo con tus progenitores fomenta el amor, la protección y la seguridad para cada miembro de la familia. Esto solo puede lograrse a través del amor que Dios derrama en nuestros corazones: «Porque Dios ha llenado con su amor nuestro corazón por medio del Espíritu Santo que nos ha dado» (Romanos 5: 5).
===================
SIGUIENDO LAS HUELLAS
Devoción Matutina Para Menores 2023
Narrado por: Linda Rumrrill
Desde: Gran Canaria, España
===================
|| www.drministries.org ||
===================