15 DE DICIEMBRE
EL BUEN NOMBRE
Más vale el buen nombre que las muchas riquezas, y la buena fama vale más que la plata y el oro (Proverbios 22: 1, RV1995).
Tu nombre funge como tu marca. La gente llega a relacionar la marca comercial de un producto con su desempeño. Algunas marcas tienen buena fama porque han demostrado por años eficiencia en lo que dicen ofrecer. Por otra parte, hay marcas que dejan mucho que desear. La gente las rehúye porque saben que sus artículos son desechables. Resulta conveniente pagar un poco más por algo más durable.
Algunos padres le ponen a sus hijos recién nacidos el nombre de luminarias del espectáculo, del ámbito deportivo e incluso político. Por otra parte, hay quienes pagan millones de dólares para que el nombre de una persona, de una empresa o un producto sea el apelativo de un estadio de eventos deportivos. Por ejemplo, la empresa fabricante de ropa de mezclilla Levi’s pagó doscientos veinte millones de dólares para que el estadio de futbol americano donde juega el equipo 49?s de San Francisco lleve ese nombre durante dos décadas, de 2014 a 2033. Ya que ahí se celebró el Súper Tazón L (50) en febrero de 2016, la empresa recuperó el dinero con creces por el número de menciones del nombre del estadio (la marca de ropa) lo que reafirmó o convenció en la mente de algunos de los oyentes que es útil y prestigioso vestir esa marca.
En los tiempos bíblicos, el nombre de la persona representaba una cualidad o virtud de quien lo ostentaba. Dios cambió el nombre de más de un personaje del Antiguo Testamento para que la persona recordara cuál era su misión asignada. Jesús, durante su ministerio en esta tierra, también le cambió el nombre a más de uno. Un nuevo nombre significaba un nuevo comienzo para la persona, entonces, por la gracia de Dios podía vivir diferente. Así que cuida tu nombre. Que cuando la gente lo escuche, lo asocie a la veracidad, honestidad, integridad y puntualidad.
Pero más allá de cualquier nombre humano por famoso que sea, hay uno solo que permanece para siempre y en él somos salvos, es el nombre del Hijo de Dios: Jesucristo. El apóstol Pedro destacó: «En ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos» (Hechos 4: 12, RV1995). Por llevar el nombre de Jesús o identificarte como cristiano no necesitas pagar ni un centavo.
===================
SIGUIENDO LAS HUELLAS
Devoción Matutina Para Menores 2023
Narrado por: Linda Rumrrill
Desde: Gran Canaria, España
===================
|| www.drministries.org ||
===================