22 DE OCTUBRE
JUSTIFICACIÓN POR LA FE
El evangelio nos muestra de qué manera Dios nos hace justos: es por fe, de principio a fin. Así lo dicen las Escrituras: “El justo por la fe vivir (Romanos 1:17).
Habacuc escribió en tablas de barro lo que encontramos registrado en 2: 2-4. Aproximadamente siete siglos después, una de las personas más impactada por su lectura fue el apóstol Pablo. De tal manera que retomó la parte final de lo que Habacuc había escrito para que forme parte del versículo de hoy. Inspirado por Dios, Pablo le dio una nueva aplicación, válida hasta nuestros días, respecto a cómo Dios nos salva.
Por muchos años, Pablo, en ese momento Saulo, se había empeñado por ganar la salvación con base en sus buenas obras y esfuerzo personal. Pensaba que Dios era un juez severo que estaba observando con una lupa todos los actos de los seres humanos y llevando un registro exacto de las obras buenas y de las obras malas. Llegó a considerar a Dios como si tuviera una balanza designada para cada persona en donde en un platillo colocaba las buenas obras y en el otro las malas acciones. Ya que a lo largo de un día las malas acciones superaban a las buenas, vivía frustrado. Para descargar su frustración, estaba listo para señalar los errores de los demás e incluso condenar a las personas.
Se jactaba de su origen judío y de conocer su genealogía. Como maestro, había influido en muchos a pensar como él. Cualquiera que sugiriera algún concepto contrario respecto a la salvación, lo veía con recelo. Pero un día Dios lo llamó sorprendentemente. Entonces estudió la Palabra de Dios como nunca, bajo la iluminación del Espíritu Santo. Fue así que entendió cómo nos salva Dios.
En concreto, Dios no es un juez severo listo a castigar, sino un Padre amante; no tiene ninguna balanza para evaluarnos sino un corazón compasivo que sin importar quiénes somos ni que hayamos hecho, nos invita a aceptarlo y nos perdona cualquier error que hayamos cometido o que vayamos a cometer, porque Dios es amor. Un amor demostrado en la cruz cuando su Hijo murió en nuestro lugar y así fue castigado en lugar de nosotros. Esta es la buena noticia: reconocer que tu salvación no depende de lo que hagas o dejes de hacer, de ser así, nunca tendrías paz ni seguridad de la salvación.
===================
SIGUIENDO LAS HUELLAS
Devoción Matutina Para Menores 2023
Narrado por: Linda Rumrrill
Desde: Gran Canaria, España
===================
|| www.drministries.org ||
===================