24 DE NOVIEMBRE
ESFUERZO DILIGENTE
Porque Jehová da la sabiduría y de su boca proceden el conocimiento y la inteligencia (Proverbios 2: 6, RV1995).
Los primeros cuatro versículos del capítulo 2 resaltan cómo buscar la sabiduría. Ser sabios resulta atractivo, pero estar dispuestos a pagar el precio de serlo es un reto. El autor utiliza cuatro veces la partícula condicional «si», es decir, necesitas estar dispuesto a cumplir cuatro requisitos para obtener sabiduría:
«Si recibes mis palabras» (vers. 1).
«Si inclinas tu corazón a la prudencia» (vers. 2).
«Si invocas a la inteligencia» (vers. 3).
«Si la buscas como si fuera plata y la examinas como a un tesoro» (vers. 4). Concentrémonos en la cuarta condición. ¿Qué estarías dispuesto a realizar con tal de encontrar un tesoro? En 1849, el estado de California tuvo un auge cuantos cientos de miles de personas tanto del noreste de Estados Unidos como de otros países estuvieron dispuestas a viajar muchos kilómetros rumbo al área de San Francisco y Sacramento por una sola razón: encontrar oro en el «Estado del Oro». Estas personas, conocidas como los 49?s, porque llegaron en 1849 (de ahí el nombre los 49?s de San Francisco del equipo de futbol americano de la NFL), arriesgaron sus vidas para obtener el codiciado metal. En aquel año, San Francisco contaba con solo 50 000 habitantes, solo tres años después, en 1852, tenía 150 000. La gente estuvo dispuesta a separarse de sus familias, establecerse en áreas inhóspitas, vivir en tiendas de campaña, trabajar arduamente, con tal de enriquecerse.
Encontrar oro no fue sencillo, los obreros trabajaron con diferentes herramientas para extraerlo. Con una búsqueda superficial nada hubieran conseguido. En la vida espiritual ocurre algo semejante. Para identificar, apreciar y atesorar las verdades bíblicas se necesita mucho más que solo letanías; más que leer la Biblia durante cinco minutos; más que asistir rutinariamente a un templo. Se requiere tiempo, paciencia y la ayuda de alguna herramienta como un diccionario bíblico, por ejemplo.
Así que, ser sabio de acuerdo a Dios implica constancia. No es el resultado del azar o la herencia de un antepasado inteligente; tampoco se limita a obtener buenas notas académicas, de hecho, la sabiduría de acuerdo a Dios no tiene mucho que ver con un coeficiente intelectual fuera de lo común.

===================
SIGUIENDO LAS HUELLAS
Devoción Matutina Para Menores 2023
Narrado por: Linda Rumrrill
Desde: Gran Canaria, España
===================
|| www.drministries.org ||
===================