DÍA 27 DE OCTUBRE
EL AMOR SE DELEITA

Ni de tu tierra se dirá jamás: Desolada; sino que se te llamará: Mi deleite está en ella. Isaías 62:4

En tu relación matrimonial, no siempre tendrás deseos de amar. Es poco realista esperar que tu corazón se estremezca al pensar en pasar cada momento con tu cónyuge. Nadie puede mantener un deseo ardiente de unión que dependa sólo de los sentimientos, pero también es difícil amar a alguien sólo por obligación.

Si depende de nosotros, siempre tenderemos a desaprobar al otro. Ella te crispará los nervios. Él te sacará de quicio. Tengamos en cuenta que nuestros días son demasiado cortos como para gastarlos discutiendo por nimiedades. La vida es demasiado fugaz. En cambio, es hora de guiar tu corazón una vez más a deleitarse en tu cónyuge.

Disfruta de tu cónyuge. Toma la mano de tu esposa y busca su compañía. Desea conversar con tu esposo. Recuerda por qué te enamoraste de su personalidad. Acepta a esta persona (con sus peculiaridades y todo) y vuelve a recibirla con brazos abiertos en tu corazón.

PROFUNDIZA
Lee Cantar de los Cantares 5:2-8 y considera la inconstancia de sus sentimientos mutuos. Observa cómo ella vuelve a encender el deseo por su esposo.
===================
NUESTRO AMOR, UN REGALO DE DIOS
DEVOCION MATUTINA PARA PAREJAS ENAMORADAS
Narrado por: Lorena Perez
Desde: Colombia
===================
|| www.drministries.org ||
===================