DÍA 29 DE AGOSTO
EL AMOR CONFÍA EN EL JUICIO DIVINO

Amados, nunca os venguéis vosotros mismos, sino dad lugar a la ira de Dios, porque escrito está: MÍA ES LA VENGANZA, YO PAGARÉ, dice el Señor. Romanos 12:19

Cuando le perdonas a alguien una ofensa, ya no se trata de ganar y perder. Se trata de la libertad. De soltar. Te ahorras el problema de preparar más argumentos e intentar imponerte en una situación tensa.

Pero ¿cómo lo haces? Tienes que entregarle al Señor tu enojo y la responsabilidad de juzgar a esa persona. Tienes que reconocer que Dios es el juez, no tú, y que Él se encargará de tratar la ofensa a su tiempo y a su manera.

¿Cómo sabes que has perdonado al ofensor? Te das cuenta cuando, al pensar en él o verle la cara, sientes lástima (en lugar de que te hierva la sangre) y esperas de verdad que cambie. Te das cuenta cuando ves su necesidad de misericordia y gracia ante un Dios santo. El amor vuelve a comenzar donde termina la amargura.

EL DESAFÍO PARA HOY
Si no le has perdonado algo a tu cónyuge, hazlo hoy. Suéltalo. Así como le pedimos a Dios que perdone nuestras deudas cada día, tenemos que pedirle también que nos ayude a perdonar a nuestros deudores. De todo corazón, di: «decido perdonar».

===================
NUESTRO AMOR, UN REGALO DE DIOS
DEVOCION MATUTINA PARA PAREJAS ENAMORADAS
Narrado por: Lorena Perez
Desde: Colombia
===================
|| www.drministries.org ||
===================