04 DE FEBRERO
VISIÓN GRANDIOSA

Para poner en libertad a […] los hombres [y] anuncien […] el nombre del SEÑOR. SALMOS 102:20–21, LBLA

¿Has tenido alguna vez miedo de acercarte al Padre, has sido reticente a descubrir lo que Él realmente piensa de ti? En verdad, interactuar con un Dios santo puede hacer sentir vulnerable a cualquiera. Vemos esto en la historia de Isaías. En el momento en que entró en la presencia del Señor, el profeta se sintió abrumado por su propio pecado (Isaías 6:1–7).

Sin embargo, como nos damos cuenta por el relato de Isaías, esta convicción que sentimos en la presencia de Dios no es para nuestra condenación; más bien, está destinada a liberarnos, fortalecernos y prepararnos para una visión mayor (Isaías 6:8).

Dios nos ofrece su gran amor con la finalidad de transformarnos mediante el poder de su Espíritu Santo, establecernos en nuestra fe y prepararnos para los grandes retos que ha planificado para nosotros. Por tanto, sentimientos de convicción de pecado no indican que Dios nos condena o rechaza, nada de eso (Romanos 8:1). Él siempre nos muestra amor y perdón, independientemente de lo que hayamos hecho. Al respecto, nuestro Padre nos asegura que nuestra vida le importa y que ve en nosotros más de lo que nosotros mismos vemos. Así que cada vez que temamos en su presencia, recordemos esa verdad. Volvámonos de inmediato a Él y experimentemos su amor y sus propósitos que siempre son mayores que los nuestros.

Jesús, gracias porque tu corrección solo es para refinarme, no para condenarme. Envíame a cumplir tu voluntad. Amén.

===================
MI VIDA EN TUS MANOS
DEVOCION MATUTINA VESPERTINA
Narrado por: Miguel Paez
Desde: Bogotá, Colombia
===================
|| www.drministries.org ||
===================