05 DE JULIO
ALCANCE DE LA BENDICIÓN

Jehová esperará para tener piedad de vosotros, y por tanto, será exaltado teniendo de vosotros misericordia. ISAÍAS 30:18

Nuestro comportamiento no determina nuestra relación con Dios, pero a menudo define el grado en que Él puede bendecirnos. Tomemos el caso de la joven mujer que estaba muy enojada porque un banco no le había otorgado un préstamo que requería. Ella insistía: «Necesito el dinero. Si incumplo con los pagos de mi casa y mi auto es culpa del banco». La mujer se negaba a aceptar que su crédito era terrible y que representaba un riesgo demasiado grande para la institución financiera. La falta de fondos no era culpa del banco, sino de ella debido a sus malos hábitos financieros.

Igualmente, habrá ocasiones en que exhibamos hábitos y comportamientos tan destructivos que Dios no podrá bendecirnos. Pero si aceptamos la responsabilidad por nuestros pecados y sus consecuencias, entonces podremos volvernos al Señor y pedirle que nos ayude a cambiar los patrones de conducta que minan nuestro bienestar.

Podremos declararle a Dios: «Ayúdame, por favor, a no volver a hacer eso. Muéstrame cómo andar en tus caminos. Dame el valor y la fortaleza para obedecerte a fin de que mi vida mejore».

El Señor siempre honra esta clase de oración. Así que responsabilícese de sus actos y deje que Dios le haga una vasija de bendición.

Jesús, enséñame a andar en tus caminos y transforma mi vida. Amén.

===================
MI VIDA EN TUS MANOS
DEVOCION MATUTINA
Narrado por: Miguel Paez
Desde: Bogotá, Colombia
===================
|| www.drministries.org ||
===================