10 DE ABRIL
SIGAMOS MADURANDO

Dejando a un lado las enseñanzas elementales acerca de Cristo, avancemos hacia la madurez. HEBREOS 6:1, NVI

¿Por qué no nos convertimos en cristianos perfectamente maduros el instante en que aceptamos a Jesús como nuestro Salvador? La verdad es que, aunque hayamos nacido de nuevo con un espíritu nuevo y vivo, debemos desarrollar la capacidad de experimentar y confiar por completo en Dios.

Pensemos en un bebé recién nacido, que tiene capacidad plena para convertirse en un adulto único y especial, con el potencial de caminar, hablar, tomar decisiones, solucionar problemas y demostrar muchas otras habilidades. Aun así, el recién nacido no revela tales destrezas en el momento que nace. Al contrario, las aptitudes intelectuales se desarrollan a medida que el niño madura físicamente.

Igual que ladrillos de construcción que se van juntando, otras habilidades se van estableciendo. Muchas habilidades se aprenden a través de lo que se ve modelado, mientras otras requieren práctica intencional.

Lo mismo ocurre espiritualmente con nosotros. Dios nos ha dado el Espíritu Santo para ayudarnos a crecer y aprovechar al máximo todas las bendiciones espirituales que ya nos ha otorgado. Pero el proceso requiere tiempo, enseñanza, entrenamiento y, a menudo, pruebas. El Señor no solo sabe lo que necesitamos, sino también lo que podemos manejar. Por eso es tan importante confiar en que Él nos guíe y que sigamos adelante en nuestras metas cuando nos topamos con sufrimientos propios del crecimiento.

Padre, gracias por hacerme crecer en la fe. Confiaré en que me levantarás. Amén.

===================
MI VIDA EN TUS MANOS
DEVOCION MATUTINA VESPERTINA
Narrado por: Miguel Paez
Desde: Bogotá, Colombia
===================
|| www.drministries.org ||
===================