23 DE MARZO
CURACIÓN REFERIDA

Jehová Dios mío, a ti clamé, y me sanaste. SALMOS 30:2

A veces podemos preguntar por qué persisten sufrimientos y el vacío en nuestros corazones, aunque hayamos buscado al Señor y tratado de obedecerle. Sabemos que Jesús es el Gran Médico y que puede ayudarnos. ¿Por qué entonces no lo hace?

No obstante, nuestro problema surge en las áreas en que no le permitimos que se contacte con nosotros o en que no estamos conscientes de que necesitamos su sanidad. A menudo esto se debe a que no nos damos cuenta en dónde se origina realmente nuestro problema. Por ejemplo, podríamos experimentar dolor en la mandíbula. Por tanto, ¿a dónde iríamos? Tal vez la mayoría de personas iría al dentista, ¿verdad? Pero a veces la molestia en los dientes, en realidad, es un paso previo a un ataque cardíaco. En la ciencia médica a esto se le llama dolor referido. El origen del problema no está en el mismo lugar en que se presenta el síntoma.

Si tú has luchado reiteradamente con un dolor en cierta parte de tu vida y no has encontrado alivio, puede ser que hayas estado enfocándote en el origen equivocado. Pídale a Dios que te revele qué hacer y obedécele, aunque nada de lo que esté diciéndote tenga sentido. No te sorprendas si Él te pide que hagas un cambio que al parecer no tiene nada que ver con el problema que a te aqueja; ya que eso proveerá el alivio que tanto anhelas.

Obedeceré cualquier cosa que digas. Sáname, Jesús. Amén.

===================
MI VIDA EN TUS MANOS
DEVOCION MATUTINA VESPERTINA
Narrado por: Miguel Paez
Desde: Bogotá, Colombia
===================
|| www.drministries.org ||
===================