31 DE ENERO
RENDIDOS A DIOS
Les ruego que dediquen toda su vida a servirle y a hacer todo lo que a él le agrada. ROMANOS 12:1, TLA
El Señor no solo quiere cosas de nosotros, nos quiere a nosotros. Su deseo no es simplemente que hagamos sacrificios, sino que nos rindamos totalmente a Él para poder usarnos.
Esto significa que lo que debemos llevar hoy delante del altar no son tan solo nuestros actos externos. No solo se trata del diezmo, de un hábito particular o de algún objeto preciado. Nuestro corazón (mejor dicho, todo acerca de nosotros) es el sacrificio que el Padre celestial demanda.
Recordemos lo que el Señor declara: «Misericordia quiero, y no sacrificio, y conocimiento de Dios más que holocaustos» (Oseas 6:6). La palabra para misericordia es la expresión hebrea chesed y puede traducirse como amor, bondad, lealtad y fidelidad. Se trata de amor expresado a través de una vida piadosa y tiene su origen en una relación con el Padre. Es una palabra íntimamente asociada con el carácter de Dios, y de eso se trata: Él desea que reflejemos su carácter (Romanos 8:29).
Dios desea que su fruto espiritual de amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza fluya a través de nosotros (Gálatas 5:22– 23). Eso es siempre para Él mucho más importante que sacrificios externos.
Jesús, te pertenezco. No sé todo lo que esto significa, pero enséñame a rendirme por completo a ti. Amén.

===================
MI VIDA EN TUS MANOS
DEVOCION MATUTINA VESPERTINA
Narrado por: Miguel Paez
Desde: Bogotá, Colombia
===================
|| www.drministries.org ||
===================