06 DE SEPTIEMBRE
EL PRECIO DE LOS PLACERES TERRENALES

Ahora sé que el Señor salvará a su ungido, que le responderá desde su santo cielo y con su poder le dará grandes victorias. Salmo 20:6 (NVI)

Algunas personas huyen de Dios porque tienen miedo de lo que Él les pedirá que hagan. No quieren darle el control a Él y ser forzados a una religión estricta llena de reglas. Pero perder la eternidad con Jesús es un alto precio a pagar por los placeres terrenales, que no durarán y no pueden brindar paz y felicidad eternas.
Dios nos ha dado a cada uno de nosotros el don de elegir. Podemos elegir una vida de pecado o una vida rendida a Jesús, ¡pero no podemos tener ambas! Antes de que podamos entrar en el reino de los cielos, debemos permitir que Dios quite el pecado de nuestras vidas. Afortunadamente, Dios está en el negocio de ganar almas y está ansioso y listo para la tarea. Todo lo que tenemos que hacer es entregar nuestro corazón a Él y pedir Su perdón. Jesús prometió salvarnos desde nuestro pecado, pero no dice en nuestro pecado.
Permite que Dios te separe de tus deseos pecaminosos y pídele que te haga sentir odio por tu propio pecado. Las dos palabras más poderosas que puedes orar son “¡Jesús, sálvame!”

===================
MOMENTOS CON DIOS
DEVOCION MATUTINA VESPERTINA
Narrado por: Catalina Ruiz
Desde: Buenos Aires, Argentina
===================
|| www.drministries.org ||
===================