MARTES, 20 DE JUNIO
LA REFORMA CONTINÚA
Vi a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria. Apocalipsis 18:1

Pronto se cumplirán las profecías del capítulo decimoctavo del Apocalipsis. Durante la proclamación del mensaje del tercer ángel “otro ángel” descenderá “del cielo con gran poder; y la tierra” será “alumbrada con su gloria”…

Habrá una serie de acontecimientos que tendrán por objeto mostrar que Dios domina la situación. La verdad será proclamada en un lenguaje claro e inequívoco. A nosotros, como pueblo, nos incumbe preparar el camino del Señor bajo la dirección de su Espíritu Santo. El evangelio debe ser dado en su pureza. El raudal de aguas vivas debe profundizar y ensanchar su curso. En todos los campos, cercanos y lejanos, habrá hombres que serán llamados a dejar el arado y los negocios que ocupan de costumbre el pensamiento, para prepararse junto a hombres de experiencia. A medida que aprendan a trabajar con éxito, anunciarán la verdad con poder. Merced a las maravillosas operaciones de la Providencia divina, montañas de dificultades serán removidas y arrojadas al mar. El mensaje, que tanto significa para todos los habitantes de la tierra, será oído y comprendido. Los hombres verán dónde está la verdad. La obra progresará más y más hasta que la tierra entera sea amonestada; y entonces vendrá el final (Maranata: el Señor viene, p. 216).

Cuando alguien está realmente convertido siente un ardiente deseo de llevar a otros de las tinieblas del error hacia la luz admirable de la justicia de Jesucristo. El extraordinario derramamiento del Espíritu de Dios, que iluminará toda la tierra con su gloria, no se producirá mientras no haya un pueblo instruido en la verdad, que conozca por experiencia lo que significa ser colaboradores juntamente con Dios. Cuando hayamos mostrado absoluta y sincera consagración al servicio de Cristo, Dios mostrará su aceptación mediante el derramamiento de su Espíritu sin medida; pero esto no sucederá mientras la mayor parte de los miembros de la iglesia no sean colaboradores de Dios. El Señor no puede derramar su Espíritu cuando el egoísmo y la complacencia con la propia conducta son tan manifiestas…

Cuando el corazón de los creyentes está encendido con el amor de Dios, aquellos trabajarán constantemente por Jesús. Revelarán la mansedumbre de Cristo y un propósito inconmovible que no vacilará ni admitirá desánimo. Dios empleará hombres humildes en el desempeño de su obra, pues hay una enorme viña que requiere obreros…

Cuanto más cerca de Dios han andado los creyentes, más clara y poderosamente han testificado del amor de su Redentor y de su gracia salvadora. Los hombres y mujeres que a través de largos siglos de persecución y prueba han gozado de una gran medida de la presencia del Espíritu en sus vidas, sellan destacado como señales y prodigios en el mundo (Mi vida hoy, p. 60).

===================
NOTAS DE ELENA
LECCIÓN DE ESCUELA SABÁTICA
II TRIMESTRE DEL 2023
Narrado por: Patty Cuyan
Desde: California, USA
===================
|| www.drministries.org ||
===================