El propósito de este estudio es mostrar que el reino de Dios es eterno y soberano y aunque el enemigo haga todo lo que pueda para arrebatarlo de las manos divinas, la victoria de los justos está garantizada. Eso es lo que afirma Salmo 25:10: “El Señor reina, se vistió de majestad. El Señor se vistió, se ciñó de fortaleza. Afirmó el mundo, y no se moverá.

===================
|| www.drministries.org ||
===================