01 DE FEBRERO
SALMO 116:1-14
«Pues tú has librado mi alma de la muerte, mis ojos de lágrimas, y mis pies de resbalar» (SAL. 116:8).

¿Alguna vez te han dicho algo así: «no hay esperanza, pronto morirás»? ¿Qué podemos hacer en momentos como esos?

Recuerdo que mi hija estuvo al borde de la muerte cuando fue a tener su primer bebé. El médico dijo: «no sé si vivirá». Lo único que vino a mi mente y a mi corazón fue recurrir al dueño de la vida, a Dios.

Yo sabía que Dios podía hacer un milagro, mi esperanza estaba en Él. Acudí a Dios con humildad y le dije que en mi corazón estaba el deseo de que mi hija viviera, pero que aceptaba Su voluntad. La espera fue difícil, pero había paz. En mi caso, Dios obró un milagro en mi hija y ella vivió. Ahora puedo decirles que solo Dios puede dar paz en medio de la tormenta.

Cuando Dios nos libra de la muerte, solo nos queda un corazón agradecido y el deseo de obedecer a nuestro libertador. Pero si Él decide lo contrario, también debemos tener un corazón agradecido porque solo Él sabrá de qué nos ha librado.

Todo obra para el bien de los hijos de Dios. Gracias, Señor, porque podemos confiar en ti.
===================
SALMOS
DEVOCION MATUTINA VESPERTINA
Narrado por: Joyce Vejar
Desde: Arizona, USA
===================
|| www.drministries.org ||
===================