05 DE MAYO
SALMO 41
«Bienaventurado el que piensa en el pobre; en el día malo lo librará Jehová» (SAL. 41:1).

Los que reciben oprobio como recompensa de su bondad hacia los demás pueden leer este salmo con mucho consuelo, porque verán que, por desgracia, es común para el mejor de los hombres el ser recompensado con crueldad y desprecio por su caridad; y cuando han sido humillados por haber caído en el pecado, se ha sacado partido de su condición abatida, se han olvidado sus buenos hechos y se les ha mostrado el vilipendio más ruin.

Todos aquellos que han sido participantes de la gracia divina reciben una naturaleza más tierna y no se endurecen contra los de su propia sangre y carne; adoptan la causa de los humildes y dirigen su mente con tesón al fomento de su bienestar. No les echan una moneda al pasar, sino que inquieren en sus aflicciones, disciernen sus causas, estudian los mejores métodos de aliviarlos y prácticamente acuden a rescatarlos.

En el día malo lo librará Jehová. La promesa no es que el santo generoso no tendrá tribulaciones, sino que será preservado en ellas y a su debido tiempo se le librará. ¡Qué verdadero fue esto en el caso de nuestro Señor! Nunca hubo aflicción más profunda ni triunfo más brillante que el suyo, y, gloria sea a Su nombre. Él garantiza la victoria final a todos aquellos a quienes ha comprado con Su sangre.

El egoísmo lleva consigo una maldición; es un cáncer en el corazón, en tanto que la generosidad es felicidad y forma tuétano en los huesos. En los días oscuros no podemos reposar en el supuesto mérito de la limosna, pero, con todo, la música de la memoria trae consigo no poco solaz cuando cuenta de viudas y huérfanos a quienes hemos socorrido y presos y enfermos a quienes hemos ministrado.
===================
SALMOS
DEVOCION MATUTINA VESPERTINA
Narrado por: Joyce Vejar
Desde: Arizona, USA
===================
|| www.drministries.org ||
===================