08 DE JUNIO
SALMO 68:18
«Cuando tú, Dios y Señor, ascendiste a las alturas, te llevaste contigo a los cautivos; tomaste tributo de los hombres, aun de los rebeldes, para establecer tu morada» (SAL. 68:18).

La antigua profecía de David se cumple al pie del Monte de los Olivos. «Te llevaste contigo a los cautivos» significa que Cristo venció a los principados y poderes aliados, al demonio, el pecado, la muerte y el infierno; que los privó de sus instrumentos con los que esclavizaban a los hombres. No solo puso en silencio al cañón del Gibraltar espiritual, sino que tomó la peña fortificada también. No solo puso en silencio los muros almenados horribles y destructivos de los enemigos, sino que derribó sus torres, arrasó sus castillos y les arrebató las llaves de los calabozos.

Tan pronto abandonó la tumba empezó a distribuir sus dones, y lo hizo a lo largo de la ruta en su camino de vuelta a la casa de su Padre; y especialmente después de entrar en el cielo de los cielos; envió su lluvia de dones a los hombres, como un poderoso conquistador cargado de tesoros con los que enriquecer y adornar a sus seguidores y a su pueblo.

El apóstol (Ef. 4:8) no cita las palabras del salmo literalmente, sino en conformidad con el sentido. La frase «tomaste tributo de los hombres», aplicada a Cristo en Su glorificación, solo podía referirse al propósito de distribución y, por ello, el apóstol la cita en el sentido «dio dones a los hombres». Esta frase hebrea se puede traducir también: «Tú has recibido dones en la naturaleza humana», o «Tú has recibido dones por amor de los hombres» (ver Gén. 18:28; 2 Rey. 14:6). El apóstol usa las palabras en el sentido del propósito para el cual los dones fueron recibidos, y no hay contradicción entre el salmista y el apóstol.

Así las dificultades de esta cita desaparecen cuando las examinamos de cerca, y el Antiguo Testamento y el Nuevo están en completa armonía. Rosenmuller expone el Salmo 18 y no menciona nunca el nombre de Cristo; y los neologistas en general no ven a ningún Mesías en el Antiguo Testamento. Para estos, verdaderamente, si tuvieran alguna modestia, Efesios 4:8 representaría un obstáculo formidable. Pablo afirma que el salmo pertenece a Cristo, y ellos afirman que está equivocado, y que él ha trastocado (De Wette) y destruido su significado.
===================
SALMOS
DEVOCION MATUTINA VESPERTINA
Narrado por: Joyce Vejar
Desde: Arizona, USA
===================
|| www.drministries.org ||
===================