09 DE JUNIO
SALMO 70
«Apresúrate, oh Dios, a rescatarme; ¡apresúrate, Señor, ¡a socorrerme!» (SAL. 70:1).

Muchas veces la vida en este mundo no satisface y carece de vitalidad. Seguramente has experimentado momentos de aflicción, ya sea por tu pecado o porque otros han pecado contra ti. En esas circunstancias nos sentimos abrumados y hasta desesperados. David en este salmo nos da un buen ejemplo de cómo debemos responder en medio de las pruebas.

Este salmo es idéntico al Salmo 40:13-17. Al inicio y al final, el salmista expresa su necesidad y su impotencia. Hay un fuerte sentido de urgencia en sus palabras.
De hecho, la palabra «apresúrate» en hebreo es jush, que significa: «date prisa». Es
una onomatopeya, es decir, el sonido de la palabra imita el sonido de la acción.

En los siguientes versículos, David hace una distinción entre los malvados y los que buscan a Dios. En los versículos 2 y 3 describe a los malvados como aquellos que lo persiguen para hacerle daño, así que pide justicia contra ellos. Sin embargo, él no busca vengarse de ellos personalmente, sino que acude a Dios para que intervenga.

Lo primero siempre es acudir a Dios y reconocer que la única salida está en Sus manos, no en nuestras estrategias humanas. Es como si decidiéramos ocuparnos intensamente en acercarnos a Dios, mientras esperamos que Él se encargue de los que nos hacen mal. David corre al Señor en busca de auxilio, ayuda y refugio porque sabe que solo en Él hay seguridad.

Debemos reconocer que fuera de Dios no hay esperanza. Él es quien vino a socorrernos. Nuestro pecado nos hace Sus enemigos. Sin embargo, en Su misericordia pagó la deuda que teníamos con Él. Cristo vino y la pagó, vino a socorrernos. La ira de Dios fue derramada sobre Cristo por ti y por mí.

Ahora podemos pertenecer al otro grupo de personas que David menciona en el versículo 4: «Gócense y alégrense en ti todos los que te buscan, y […] aman tu salvación». Cuando desarrollamos una relación con el Señor recibimos Su gozo y nuestras vidas se llenan de alegría y alabanza, pues cada día aumenta nuestra satisfacción y seguridad en Él. Las pruebas llegarán, pero no estamos perdidos, sabemos a quién acudir. Entendemos lo bueno que es depender de Él y admitir que lo necesitamos cada día.
===================
SALMOS
DEVOCION MATUTINA VESPERTINA
Narrado por: Joyce Vejar
Desde: Arizona, USA
===================
|| www.drministries.org ||
===================