18 DE JUNIO
SALMO 3
«Muchos son, Señor, mis enemigos; muchos son los que se me oponen» (SAL. 3:1).

La historia sagrada enseña que David no solo fue destronado, sino abandonado por casi todos los hombres; de modo que tenía casi tantos enemigos como súbditos. Es cierto que lo acompañaron en su huida algunos amigos fieles; pero escapó a salvo, no tanto por su ayuda y protección como por los escondites del desierto. Por lo tanto, no es maravilloso, aunque estaba asustado por los grandes números que se oponían a él, ya que nada podría haber tenido lugar más inesperado, por su parte, que una rebelión tan repentina. Era una marca de fe poco común, cuando estaba herido con tanta consternación, aventurarse libremente para presentar su queja a Dios y, por así decirlo, derramar su alma en su seno. Y ciertamente el único remedio para disipar nuestros miedos es este, poner sobre Él todas las preocupaciones que nos agobian; como, por otro lado, aquellos que tienen la convicción de que no son objeto de Su consideración, deben postrarse y verse abrumados por las calamidades que les sobrevienen.

En el tercer verso, expresa de manera más clara y enfática el orgullo de sus enemigos al ridiculizarlo como náufrago y como una persona cuyas circunstancias eran una esperanza pasada. Y quiere decir que su valentía aumentó con esto, porque confiaban en que Dios lo había rechazado. Quizás, en estas palabras también, se hace referencia indirecta a su impiedad, en la medida en que no tuvieron en cuenta la ayuda de Dios para preservar al rey que Él había elegido. Y esta segunda opinión es la más probable, ya que Absalón no se halagó con la esperanza del favor de Dios, sino que, sin hacerle caso, esperaba la victoria de su propio poder.

David, por lo tanto, lo presenta expresamente a él y al resto como hablando de esta manera, para demostrar que fue por un monstruoso e indignante desprecio de Dios que fueron impulsados a tal furia contra él, como si no tuvieran en cuenta el hecho de su haber sido a menudo maravillosamente liberado de los mayores peligros. Los impíos, cuando se levantan para destruirnos, no pueden irrumpir abiertamente en una presunción tan atrevida como para mantener que sea imposible para nosotros obtener alguna ventaja del favor de Dios; sin embargo, ya que atribuyen todo a la fortuna o sostienen la opinión de que el éxito de un hombre será proporcional a su fuerza y, por lo tanto, se apresuran sin miedo a ganar su objeto, por todos los medios, ya sea correcto o incorrecto, como si fueran iguales, ya sea que Dios esté enojado o sea favorable hacia ellos, es evidente que no le dan ningún valor al favor de Dios y se burlan de los fieles como si no les sirviera de nada para estar bajo el cuidado y la protección de Dios.

===================
SALMOS
DEVOCION MATUTINA VESPERTINA
Narrado por: Joyce Vejar
Desde: Arizona, USA
===================
|| www.drministries.org ||
===================