19 DE JUNIO
SALMO 75:1
«Te damos gracias, oh Dios, te damos gracias e invocamos tu nombre; ¡todos hablan de tus obras portentosas!» (SAL. 75:1).

La destrucción del ejército de Senaquerib es una ilustración notable de este canto sagrado. Un himno a Dios y un cántico para Sus santos. Feliz el pueblo que, habiendo hallado un gran poeta en David, tenía un cantor casi igual en Asaf; más feliz aún, porque estos poetas no se inspiraron en la fuente de Castalia, sino que bebieron de la «fuente de toda bendición».

Te damos gracias, oh Dios, te damos gracias. Así como las flores sonrientes reflejan agradecidas en sus hermosos colores los diversos constituyentes de los rayos solares, lo mismo la gratitud debe brotar de nuestros corazones después de las sonrisas de la providencia de Dios.

Invocamos tu nombre; ¡todos hablan de tus obras portentosas! No cantamos a un Dios escondido que duerme y deja la Iglesia a su propio curso, sino a un Dios que está siempre muy cerca en los días oscuros y es una ayuda presente en la tribulación. «Cercano es Su nombre». Baal está de viaje, pero Jehová reside en Su Iglesia. Gloria sea al Señor, cuyos hechos de gracia y majestad perpetuos son pruebas seguras de que está siempre con nosotros, hasta el fin del mundo.

Esta oda memorable puede ser cantada en tiempos de gran depresión, cuando la oración ha cumplido su misión y llevado su mensaje al propiciatorio, y cuando la fe está esperando la rápida liberación. Es un cántico para el segundo adviento: «Con referencia a la proximidad del Juez con la copa de la ira».
===================
SALMOS
DEVOCION MATUTINA VESPERTINA
Narrado por: Joyce Vejar
Desde: Arizona, USA
===================
|| www.drministries.org ||
===================