21 DE FEBRERO
SALMO 119:9
«¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra» (SAL. 119:9, RVR1960).

El Salmo 119:9, que comienza una nueva sección en este amplio capítulo, nos da la pregunta y la respuesta de un asunto de gran importancia tanto para los jóvenes como para los padres. Para mí que, aunque crecí en la iglesia, tuve un encuentro real con Dios hasta los 15 años, una pregunta que estaba en mi mente como joven era: ¿cómo voy ahora a vivir una vida agradable a Dios? Hoy día que mi hijo mayor tiene 15 años, también me pregunto como padre: ¿cómo mi hijo podrá mantener una vida pura en medio de este mundo con tanta perversión?

Este texto nos da dos realidades, la primera se encuentra en la pregunta «¿Con qué limpiará el joven su camino?» (RVR1960) o «¿Cómo puede el joven guardar puro su camino?» (LBLA). Implícitamente se establece el estado natural del joven: pecado e impureza. Solo el conocimiento de la gracia de Dios por medio de Cristo, y el verdadero arrepentimiento pueden llevar a un joven a tener una genuina conversión, limpiar sus malos caminos y comenzar a vivir una comunión cercana a Dios. La pureza del joven o del creyente va a ser proporcional al temor e intimidad con Dios.

La segunda realidad que nos muestra el texto es la respuesta a la pregunta establecida: «Con guardar tu palabra». Es necesario que vivamos una vida atentos a conocer y guardar la Palabra de Dios cada día como lo indica el Libro de los Salmos: «Sino que en la ley del Señor se deleita, y día y noche medita en ella» (Sal. 1:2). Si el joven basa su vida espiritual en experiencias pasadas o en un día de la semana, nos percataremos de que las actitudes y decisiones no estarán a la par del carácter de Dios: «… Sean santos, porque yo soy santo» (1 Ped. 1:16). La limitada información que nos presentan los Evangelios sobre la juventud de Jesús nos da al menos un modelo a seguir tanto para jóvenes como para los padres: «Jesús siguió creciendo en sabiduría y estatura, y cada vez más gozaba del favor de Dios y de toda la gente» (Luc. 2:52). Como padres, debemos levantarnos cada día con la meta de ayudar a nuestros hijos menores a crecer en el conocimiento de la Palabra y aplicación de esta, lo cual les ayudará a desarrollar un deleite en Dios y Su Palabra y en el servicio hacia los demás. Por otro lado, el joven, quien de acuerdo con la cultura hebrea es responsable de sus acciones desde los 13 años, debe perseguir intencionalmente las cosas del reino de Dios y rechazar las que le presenta el mundo, la carne y el enemigo.

Una manera práctica que hemos tratado de implementar en nuestro hogar, aun en estos tiempos de pandemia, es poner la prioridad de que antes de hacer cualquier actividad individual o familiar, cada quien necesita tener un tiempo íntimo con Dios orando y estudiando la Palabra de Dios. Este acto nos permite tener conversaciones durante el día con nuestros hijos adolescentes dirigidas a lo que Dios les está enseñando personalmente y aprovechamos para instruirlos en cualquier aspecto que entendamos sea necesario enfatizar o reforzar.

===================
SALMOS
DEVOCION MATUTINA VESPERTINA
Narrado por: Joyce Vejar
Desde: Arizona, USA
===================
|| www.drministries.org ||
===================