26 DE JUNIO
SALMO 8
«Oh Señor, Soberano nuestro, ¡qué imponente es tu nombre en toda la tierra!» (SAL. 8:9).

Este salmo es uno de contrastes. Comienza con una exclamación de alabanza y asombro por la grandeza de Dios, para después recalcar la pequeñez humana (v. 4). ¿Cómo un Dios tan glorioso puso Sus ojos sobre los humanos? ¿Qué es el hombre, para que en él pienses?

David formula esta pregunta después de contemplar la inmensidad de la obra de Dios (los cielos, la luna y las estrellas, v. 3). Al mismo tiempo que la astronomía nos ha mostrado la grandeza de las obras de Dios, también nos ha mostrado lo insignificante que es el hombre frente a la inmensidad de Su creación. Si la Tierra es una partícula de polvo en el universo, entonces, ¿qué es el hombre? En comparación, es menor que una diminuta gota de agua en medio del océano. Además, mientras que la Tierra, el sol y las estrellas permanecen por miles de años, la vida del hombre es como la neblina de la mañana que rápido se desvanece (Sant. 4:14).

Pero David continúa con un segundo contraste. A pesar de la pequeñez humana frente a la grandeza de Dios y Su creación, el hombre ha sido revestido de una dignidad superior a la del resto de la creación (vv. 5-8).

La clave está en las palabras «lo hiciste» (v. 5). David reconoce que Dios «piensa» en nosotros no por algo que nosotros hayamos hecho o merezcamos, sino por lo que Él ha hecho. A pesar de que somos débiles, pequeños y caducos, nos creó a Su imagen. Por supuesto, hay una abismal diferencia entre los atributos divinos y las cualidades humanas, pero desde el momento en que fuimos creados, Dios nos otorgó dones especiales que no le fueron concedidos al resto de la creación. Además de nuestras capacidades intelectuales, morales y espirituales, Dios nos dio conciencia de nosotros mismos y de Su existencia, así como la capacidad de relacionarnos con Él.

Después de reflexionar en esto, David solo puede exclamar en adoración: «Oh Señor, Soberano nuestro, ¡qué imponente es tu nombre en toda la tierra!» (v. 9). ¡Asombrémonos junto con David y adoremos a Dios por lo que ha hecho por nosotros!
===================
SALMOS
DEVOCION MATUTINA VESPERTINA
Narrado por: Joyce Vejar
Desde: Arizona, USA
===================
|| www.drministries.org ||
===================